Gente |

Familia celebra última cena con Harina Pan

final

Las reservas de harina Pan que Marisela Zerpa guardaba en su casa, que Adelita y Mario juzgaban entre risas eran “suficientes como para sobrevivir al apocalipsis zombie”, llegaron a su final, luego que al último paquete que había en la alacena le consiguieran gorgojos. Como en casa de los Zerpa no se pierde nada, y ante la perspectiva de tener que hacer las tediosas colas para volver a probar la comida típica venezolana, todos procedieron a separarle los bichitos y comer su última cena de arepas.

Luego de meses advirtiéndole a todos que compraran harina Pan cuando vieran, Marisela Zerpa descubrió con desconcierto ese día que las arepas de la noche serían las últimas que comería su familia en un buen tiempo. “Nadie me hizo caso, claro, porque Marisela es una loca. Les dije: quiero 20 bolsas de harina Pan, si ven, me las traen. Pero se rieron de mí, me dijeron que era una exagerada, que congelar los paquetes era una cosa de locos, y que les daba fastidio calarse esas colas. Ahí está, pues: ahora se me acabó la caleta que tenía en el congelador y al último paquetico que tenía escondido le cayó coquito. ¡Ve tú a saber con qué vamos a desayunar y cenar, será canilla todos los días! No, mejor, les voy a hacer avena todos los días… ¿No les gusta la comodidad? ¿Prefieren ahorrarse la cola? Bueno, ahí está un plato de avena sin leche… ah, porque esa es otra, para la leche tampoco se mueven. ¡Manganzones!” aseguró la señora Zerpa en un ataque de pasivo-agresividad.

Ernesto Zerpa, esposo de Marisela, declaró que para él hacer colas para adquirir la harina precocida de maíz no resulta fácil. “Tengo compañeros de trabajo que se escapan al mercado a hacer las colas, pero yo no puedo, porque si me paro de mi puesto, mi jefe se daría cuenta. Además de esas colas uno sale 10 años más viejo, yo prefiero no darme mala vida, comeremos lo que haya. ¿Que hay que hacer cola después para comprar pan? Comemos cachapas, pues. ¿Hay que hacer cola para comprar maíz? Comemos atol, cero peo. ¿Hay que hacer cola para el atol? Bueno, comeremos tierra… Pero yo no voy a dejar que me marquen el brazo para que me den un paquete de comida, ¿qué es esa mariquera?”, expresó el señor Ernesto mientras recibía miradas fulminantes de su esposa, quien aseguró que “no importa, es verdad, yo les voy a dar estas últimas arepas con una sonrisa en la cara, para que recuerden este día cuando su papá nos haya obligado a cenar tierra”.

link_venezolanos_recuerdan

cargando...