Política |

Chávez con jetlag cree que es 1992 y se da golpe a sí mismo

En lo que se convertirá en el suceso más inesperado de la historia política reciente en Venezuela, el Presidente Hugo Chávez; víctima de un jetlag producido por los quince viajes que ha hecho durante la última semana, confundió el año actual con 1992 y comandó un Golpe de Estado en contra de sí mismo.

La insurrección comenzó en la mañana de hoy, cuando al arribar a Venezuela, el teniente Chávez, tomó el control del Aeropuerto Internacional Simón Bolívar junto a un grupo de jóvenes militares rebeldes, sin encontrar resistencia por parte de las fuerzas leales, que se encontraban todos en la playa por ser Jueves Santo. Al mismo tiempo, el impetuoso Jesse Chacón tomó las instalaciones de VTV, asumiendo sin hacer un solo disparo el control del importante medio; se supo que empleó para ello una bolsa de perico, con la cual hizo rendir a los pocos trabajadores presentes, que se encontraban editando un corto de La Hojilla. Una vez dominada la televisora nacional, los sediciosos transmitieron un mensaje grabado del Teniente Hugo Rafael Chávez Frías, en el cual le pedía al pueblo venezolano que se levantaran en armas: “Yo, Hugo Rafael Chávez Frías, hablando en nombre de los hijos de Bolívar, de Tamanaco y de María Lionza, empuño hoy los fusiles de la Patria para exigir la renuncia del Presidente Chávez. En manos de este dictadorzuelo, la democracia se ha convertido en una mentira, una quimera que divide al país y lo lleva a la ruina. Hoy el Ejército sale a las calles a enfrentar a este irresponsable presidente, quien ha tomado uno a uno los poderes del Estado, erigiéndose en dueño del Poder Judicial, amo del Poder Electoral y padrino del Poder Legislativo. Es por eso que nosotros los militares, cumpliendo con nuestro sagrado deber patrio de vigilar que las libertades del pueblo no sean truncadas por los caprichos personales de un militar derechista, anunciamos que un nuevo orden vino para quedarse en Venezuela y devolverla al camino del progreso” proclamó Hugo Rafael Chávez Frías, mientras trataba de disimular que no le cierra ni un solo botón de su uniforme de campaña de 1992.

El Golpe de Estado tuvo fuerte apoyo de la oposición venezolana, quién a través de Twitter y otras redes sociales como las cadenas de Blackberry, llamaron a la gente a apoyar a los golpistas y exigir la renuncia inmediata del Presidente electo, Hugo Chávez. Por su parte, Diosdado Cabello, confundido, comandó personalmente un ataque contra Miraflores: a bordo de una tanqueta intentó derribar las puertas del palacio presidencial, pero se abstuvo porque olvidó como manejar un vehículo automotor, después de 13 años de tener chofer a su disposición.

En horas del mediodía la historia dio un giro, cuando el Presidente Chávez, desde la sede de Venevisión trasmitió un mensaje llamando a la calma: “Quiero hacer un llamado responsable a la calma, y anunciar que las fuerzas leales mantienen el control en todo el territorio nacional. Hoy soy de nuevo atacado por la oposición, en este caso una conchupancia entre las esferas oligarcas y las camarillas militares, un grupo de apátridas aliados con los insurgentes han dado la espalda al mandato de un pueblo, intentando hoy una asonada cobarde contra mi Gobierno. Recuerdo a estos militares y al pueblo venezolano que yo fui elegido democráticamente; no hay otra forma de llegar al poder que no sea por las elecciones, como fue en mi caso, en el año 1998, cuando basados en un CNE limpio, pude proclamarme presidente con el apoyo de ustedes y empezar el proceso indetenible de cambios sociales que hoy en día sigo implantando. Rodilla en tierra, le digo a los pocos militares que aún no lo entienden: no volveré” exclamó Chávez, mientras se preguntaba donde estaría el gordito de la camisa rosada.

El golpe llegó a su fin en horas de la tarde, cuando la Fuerza Aérea logró reducir al Teniente Chávez, quien se rindió de manera pacífica ante las cámaras de VTV. Sus palabras causaron un gran impacto en los televidentes, que aplaudieron sin dudar el discurso de este joven militar: “Los objetivos no fueron alcanzados, por ahora. El Presidente Chávez seguirá en el poder, pero debo recordar a los venezolanos que en 13 años de mandato no ha hecho sino llevar la economía a un punto de desastre, la delincuencia a niveles insólitos y acaba de firmar una extensión de la deuda. Estoy seguro, en algún momento saldré de la cárcel y el Presidente Chávez será enjuiciado por traición a la Patria.” concluyó el joven teniente mientras se quedaba dormido en Miraflores tras tomarse un valium y darse cuenta de que todo era una alucinación.

cargando...