Entretenimiento |

Justin Bieber cumple 18 años generando daños irreparables a la música

El día de hoy millones de melómanos en todo el mundo conmemoraron los primeros 18 años de perjuicios irremediables a la música que ha causado el genocida de la melodía: Justin Bieber.

Casey Lamberg, autora del tríptico biográfico titulado “Justin Bieber debe ser torturado por 15 enanos sadomasoquistas” explicó los inicios de este salvaje de la canción. “Desde que Justin tenía 5 años empezó a dar señales de que se convertiría en una seria amenaza para la calidad musical del mundo.

Si se quiere, una de las peores desde los discos de Laura Pausini. Desde aquella tierna edad, Bieber cantaba en la ducha canciones de Milli Vanilli sin parar; aquello era una tortura. Años después, ya hacía coreografías en los cumpleaños y reuniones de su familia, lo que hizo que aumentara el poder destructivo de sus actos. Pero lo peor apenas estaba por llegar; apenas Justin se desarrolló, luego de su primera menstruación, se desataría un fenómeno que afectaría a millones de niños en el mundo. Después de ser descubierto por Usher mientras buscaba en Youtube videos de ‘lesbianas gatunas que chillan’, Justin despegó al estrellato. Luego del lanzamiento de sus dos primeros discos, las víctimas de su música se multiplicaron por todo el mundo dejando daños irreversibles en la música. Creo que se puede hablar incluso de una conflagración musical, todo un apocalipsis. Una verdadera hecatombe” afirmó Lamberg, mientras se colocaba tapones en los oídos.

John W. Goldman, médico e investigador de la Universidad de Texas, explicó los efectos a largo plazo que puede tener la exposición de menores a la música de Justin Bieber. “Las consecuencias todavía no se pueden entender con certeza, pero los estudios demuestran que una exposición de apenas 5 minutos al día son suficientes para que ocurra muerte cerebral. Así que si usted va cambiando de estación y se queda pegado oyendo una canción de este pana, ¡boom! ¡Dígale adiós a sus neuronas! Una canción completa al día de Bieber es el equivalente a consumir oralmente veinte gramos de cocaína mezclados con heroína y pega de zapatero, todo eso metido dentro de un Big Mac. Calculamos que alrededor de unas veinte millones de personas en el mundo, que han crecido con la música de Bieber, ya tienen daños irreparables. Toda una generación perdida, prácticamente zombie. Desde tener recuerdos vergonzosos hasta escuchar música pop de baja calidad cuando crezcan, cualquier cosa puede pasar con ellos. Lo más triste de todo, es que ya no hay nada que hacer, el daño está hecho” cerró el doctor, mientras se excusaba para recibir en su consultorio una víctima del último disco de Jennifer López.

cargando...