Breves Gente |

Lamentablemente, Lila Morillo es tendencia otra vez

No sabemos cómo pasó, o por qué. No logramos entender la razón de que esto, ESTO, este pasando otra vez en las mentes de los venezolanos. ¡Como si no fuese suficiente con el chavismo! ¡Dios mío, algo debemos estar pagando, algo muy grotesco debió suceder en nuestra historia! Algo feo, oscuro, sórdido, algo grave desde haber sido, para que el karma nos vuelva a dar esta cachetada con la mano cerrada. Sí, pasó otra vez: en el ocaso de su carrera, Lila Morillo volvió a dar de qué hablar.

Ya no será por el estridente coro del cocotero, ni por los escándalos en su relación con el Puma Rodríguez —ni el despecho que le dejó, que ya ha durado unas cuantas décadas. Tampoco la veremos predicando en la televisión nacional —porque ya es casi inexistente). Lila Morillo ahora es tendencia otra vez, OTRA VEZ, y sí, otra vez tenemos que volver a escuchar su nombre, lo que tiene para decir. Esta vez fue por haberla oído cantar el himno de Venezuela ligado al de Estados Unidos, un acto que nos hizo sentir tanta grima como el falso reencuentro de Chyno y Nacho en el concierto de la frontera. Le pedimos perdón a todos los dueños de redes sociales, perdón, señor Jack, perdón, señor Zuckerberg, ustedes no tienen la culpa de que por sus redes estén corriendo ceros y unos que terminen traduciéndose al nombre de Lila Morillo —o en su foto, ¡de verdad lo sentimos!—. Le pedimos perdón también a los estadounidenses que apoyan a Trump; ya para ellos probablemente era bastante confusión ver a venezolanos apoyando a Donald Trump y ahora tuvieron que escuchar esa versión lilamorillizada de su himno. En fin, me desvié un poco del sentido de este texto. Solo quiero decir que Lila Morillo volvió a ser tendencia. Esperamos que esto termine como nuestro pasante en el sexo: rápido. ¡Maldito 2020, solo nos has traído desgracias; desde que vi hacerse virales a videos de hombres cantando Tusa supe que serías el peor año de todos!

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.