Gente |

Banco hace Zoom para que señoras puedan conversar

Con el propósito de ofrecerle a sus clientes el mejor servicio posible, el Banco Cariñoso Venezolano (o BCV, pero no confundir con Banco Central de Venezuela, que no es para nada cariñoso) anunció hoy el lanzamiento de “¿Qué Calor, no?” un link de Zoom para que todas las señoras que normalmente hablarían entre ellas durante las colas de las taquillas puedan comunicarse como antes de una manera sana, segura y conveniente.

María Eugenia Velásquez, gerente de Relaciones Públicas del BCV, fue la encargada de presentar el servicio a través —por supuesto— de una llamada de Zoom: “Si de algo se precia el BCV es de tratar a sus clientes con cariño, es parte de nuestra misión, de nuestra filosofía de vida. Y ahora, con tantas agencias cerradas por la cuarentena, sabemos que nuestras clientas de siempre, esas que van al banco es a conversar y a enseñarle fotos de sus nietecitos a desconocidos, estaban sufriendo. Por eso decidimos lanzar “¿Qué calor, no?”, una llamada de Zoom que estará disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para que esas doñitas puedan chismear y hablar mal de la gente desde la comodidad de su casa y manteniendo el distanciamiento social” afirmó Velásquez, quien ignoraba que su peinado estaba siendo criticado en el chat de la llamada por dos usuarias del nuevo servicio.

Ornella Raggio, una señora de 60 años que nunca pierde la oportunidad de hablar con desconocidos (¡cómo si hubiera alguna que no lo hiciera!) nos contó su experiencia luego de utilizar el novedoso servicio del BCV: “Ay, mijito, ¡qué buena noticia! Ya me hacía falta hablar con otras personas. Mi hija me llama todas las noches y la verdad ya estoy como cansadita de lo mismo, pero no le digan. ¿Eso no lo vas a escribir, no? Buenísimo, menos mal. Como te decía, extrañaba quejarme del calor, de las colas y de los precios de las cosas con otras personas y ahora en esta cosa que le dicen Sum sum o algo así puedo echar cuentos con ella, así es mejor que mandando mensajitos por el WhatsApp. Ay, y también puedo hablarle a otros desconocidos con cara de buena gente de mis nietos y sobrinos que están triunfando afuera. ¿Ya te hablé de Fernandito? Es mi nieto más pequeño, un niño muy dulce”, dijo la señora Ornella, a quien tuvimos que escuchar respetuosamente por una hora más.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.