Breves Gente |

Colección de libreticas que chama compró «para anotar cosas» ya supera a la Biblioteca Nacional

Para llenar las horas muertas de la cuarentena, hoy la joven caraqueña Beatriz Fromaggio decidió invertir las horas de su día contando la cantidad de “libreticas cuchis para anotar” que ha comprado en los últimos 5 años. Su conteo sobrepasó los cuatro millones de libretas, superando así la cantidad de títulos archivados en la Biblioteca Nacional del país.

Beatriz, —quien nos insistió que la llamáramos “Bea”, porque solo su papá usa su nombre completo— nos habló con más detalles sobre su preciada colección de libretas: “Ay, no sé ni por dónde empezar. Creo que mi obsesión con cuadernitos nació como en el 2015, cuando me metí en Pinterest por primera vez. Dios, o sea, ¿cómo te explico que se volvió todo lo que yo quería ser? Empecé a ver que todo era de mármol clarito, ¡todo! Paredes, tazas, bolígrafos, arcoiris. Y cuando me compré mi libretica de mármol algo se activó en mí. Tenía que ser dueña de todas las agendas, libretas, planners o cuadernitos lindos que pasaran por mi vista. Todos mis ahorros, mis quincenas y dinero que le pedía de regalo de Navidad a mi nonna iba únicamente a satisfacer mi deseo de tener los cuadernitos más cuchis en el mercado. Tengo de mármol, unos de alpacas, agendas en rose gold, de rayitas, punticos, cuadriculadas, hojas recicladas, hojas laminadas en oro del futuro, ¡todo lo que te imaginas! O sea, honestamente no me parece algo malo, no le estoy haciendo daño a nadie, pues. Hay gente que colecciona que si… billetes. Eso sí es super raro, o sea, no entiendo en verdad”. Al preguntarle sobre el uso que le da a libretas para concluir la entrevista, Bea nos respondió: “What, o sea, ¿estás loco? No, no, son demasiado lindas para usarlas”.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.