Breves Gente |

Verano en Madrid no logra que maracucho se quite el suéter

Uno de los cambios más fuertes que les toca padecer a los emigrantes es el del clima. Esto lo vivió en carne propia Luis Josefernando Ochoa, un joven maracucho recién llegado a Madrid, que aún no logra quitarse su suéter a pesar de la ola de calor que se vive durante el verano en la capital española.

Nuestro pasante subpagado conversó con Ochoa, uno más de los millones de venezolanos que han emigrado en búsqueda de una mejor vida: “Vergación papi, pero a mí me dijeron que aquí hacía calorcito en verano, que la gente se moría en la calle y esa verga; por eso fue que yo me vine, porque me prometieron que se siente como el calor de casa. ¡Pero calor un coño de madre, aquí hace un frío trimardito y lo demás es verga! Yo veo a gente por ahí en chores (sic) y sandalias y me quedo loco pa’r coño, mijo. Mira, y ahí acaba de pasar uno casi desnudo, ¡qué molleja de arrecho sois vos! Yo aquí ando con tres capas de prendas, cuatro medias, guantes y gorrito y viene a esta gente a decir que están pasando calor. No saben qué es eso. Aquí se quejan de que no tienen aire en sus casas, mi rey, pero en Maracaibo ni hay luz pa’ que prendan. Esta gente no sabe del clima. 35 grados y sienten que se están derritiendo. No, papi, así no funciona el frío” concluyó Ochoa, quien mandó a pedir un tumbarrancho para ver si lograba entrar en calor.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.