Breves Gente |

Niño obeso feliz por haber rebajado medio kilo luego de volarse la mano con un fosforito

fosforito

Federico Da Silva, un pequeño niño obeso de 8 años, se sintió muy feliz la noche de ayer por haber bajado medio kilo luego de perder una mano jugando con un fosforito. “¡Medio Kilo, chamo! Esto es como una bendición. Mi mamá me tiene como 2 meses en dietas y nada, pero mira, con el fosforito fue inmediato. En verdad no me importa mucho andar con este muñón, porque medio kilo, es medio kilo. Por eso le recomiendo a todos los que quieran quitarse unos kilitos de encima a jugar con fosforitos. Si se sienten más aventureros puede ser con algo más grande. Yo sé que los fuegos artificiales están caros, pero es por su bien.” Comentó Federico quien realmente es un imbécil.

cargando...