Gente |

Empleado del TSJ se enamora de empleada de la Fiscalía y recrean Romeo y Julieta

Las historias de amor florecen en los lugares más insospechados. En medio del conflicto de poderes que vive actualmente Venezuela, Raúl Monroy y Johanna Cardozo, trabajadores del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y de la Fiscalía General de la República, respectivamente, se enamoraron y recrearon la famosa obra Romeo y Julieta.

“Los dos sabían que los iban a botar si se enteraban, pero poco les importó.”

–Humberto García

Sentado en su escritorio, poniéndole sellos de “aprobado” a una torre de solicitudes del Gobierno, Humberto García, secretario del TSJ y mejor amigo de Raúl, nos contó la hermosa —pero trágica— historia: “Chamo, pocas veces he visto a un pana empeparse así con una caraja, pero pasó. ¡Pobre Raúl, venir a enamorarse justo de quien no podía! Todo ocurrió el día que la Fiscal vino para acá a meter los antejuicios de mérito contra los magistrados; en medio de todo el cojeculo, Raúl y Johanna cruzaron miradas y al instante se enamoraron. Los dos sabían que los iban a botar si se enteraban, pero poco les importó. Raúl se volvió como loco. En las 4 horas de almuerzo, se iba hasta la Fiscalía y con la excusa de que iba a bajar mangos le lanzaba piedras a la ventana de Johanna —que dicho sea de paso, le echaba bolas, porque ella trabajaba en un piso seis— y todo para recitarle al oído frases de la canción “Felices los Cuatro” de Maluma, porque ambos tenían pareja. Coño, yo le decía a Raúl que tuviera cuidado, que habían muchos sapos pendiente de lo que hacía, pero más pudo el amor, el bicho estaba cegado del empepe. Al final pasó lo que tenía que pasar; los superiores de ambos se enteraron y les mandaron al SEBIN y al CICPC respectivamente. Les comenzaron a amenazar a la familia, les quitaron los bonos, los cestatickets. Ella no aguantó la presión, pobre jeva. Johanna pensó en un plan: bajar a la tarima que montaron los chavistas frente a la Fiscalía con una franela que dijera “#TeamLuisa”, y aprovechar cuando le cayeran encima los chavistas para escaparse junto a Raúl; pero justo ese día le cayó Pedro Carreño a Raúl con doscientas solicitudes en contra de la Fiscal y nunca llegó. Pobre jeva, más nunca se supo de ella. Deben habérsela almorzado. ¡Qué lástima! Eran bonita pareja” afirmó García, mientras terminaba de redactar una sentencia que dice que Johanna murió por culpa de Luisa Ortega Díaz.

cargando...