Breves Gente |

Señor que manosea gente con un tobo lleno de agua de playa se hace llamar a sí mismo “masajista”

Ismael Zapata, un residente de la costa aragüeña de 43 años, aparentemente no tiene ningún problema en llamarse a sí mismo “masajista” por ganarse la vida manoseando personas en una playa con un tobito lleno de agua de mar.

“Esas señoras le pagan a uno para que uno los agarre, los manosee y les meta mano bien metida”

–Ismael Zapata

“¿Que si estudié? ¡Ah vaina, bien bonito! ¡Este sí va a venir a joderme a mi! Ni que esa vaina se estudiara para uno llamarse masajista” dijo Zapata, al asegurar que detrás de un masaje no había ni ciencia ni arte alguno. “No se supone que uno venga a curarle dolores a nadie, chico, bájate de esa nube, ni relajarlo ni nada de esas mariqueras. Esas señoras le pagan a uno para que uno los agarre, los manosee y les meta mano bien metida. Yo creo que es por pura putería, chamín, porque hasta lo hacen delante de los maridos. Y me ha tocado masajear hasta algunos señores, que hasta parchitas serán. Esa es la gente de Caracas, ¡ah gente pa’ malamañosa y dañada! Epa, pero nos los juzgo, mi llave: uno te es liberal, avanzado y mente abierta. Pero ni idea, me imagino que es que están faltos de ‘aquello’, que tienen que pagarle a uno para agarrarle las nalgas durante 10 minutos. ¿El tobito con agua? No, eso no para relajarse ni un coño, es para quitarme de las manos los pegostes que esa gente se echa” afirmó Zapata, mientras le empeoraba una ciática a una doña sin saberlo.

cargando...