Breves Gente |

Chamo en Argentina pasa 3 horas pretendiendo que disfruta videollamada pixelada con su familia

“Aló”, “No te escucho”, “Sal a la ventana a ver si agarra mejor señal” y “Saluda a tu primo Roberto que está en la casa”, fueron algunas de las frases que Miguel Fuentes, un venezolano radicado en Argentina, tuvo que escuchar durante 3 horas, en el transcurso de una videollamada con su familia que pretendió disfrutar.

“No me malinterpretes, de pana uno afuera extraña a su familia. Pero es fastidiosísimo eso de llamar a Venezuela y que con el internet de CANTV todo se vea demasiado pixelado, como si fuesen personajes de Habbo o de Archivo Criminal; tuve que disimular que les escuchaba los cuentos a mi mamá y a mi papá por 3 horas. ¡3 horas de no poder verles ni siquiera la cara y escucharlos entrecortados! ¡Maldito CANTV! Aunque a decir verdad, por un lado no fue tan malo, porque no quería escuchar ninguno de esos cuentos de bodegones, dólares y esas vainas que pasan en Venezuela ahorita, qué ladilla. Que si el cartón de huevos cuesta doscientosquinientossetencientosmilmillones de bolívares extreterrestres, ya yo no entiendo eso. Tres horas oyendo eso fue demasiado, al menos eso puedo agradecerlo a CANTV porque me perdí la mitad de toda esa letanía”, afirmó Fuentes, mientras declinaba la videollamada de su ex a la que hace 2 años le prometió el pasaje.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.