Breves Gente |

Señora pide que no le boten la hoja de la hallaca para envolver los regalos el 24

La señora Martha Contreras obligó hoy a sus hijos y nietos a que no desecharan las hojas de las hallacas que les sirvió durante la cena, para poder reutilizarlas para envolver los regalos del 24.

“No nací en cuna de oro para estar botando las hojas de las hallacas… ¿qué somos acaso? ¿Mantuanos?”

–Moisés Colmenares

Moisés Mercedes Colmenares, hijo mayor de Martha y víctima de la terrible tendencia del segundo nombre “neutro”, afirmó que a pesar de los años aún se sorprende de la habilidad de su madre para reutilizar cosas: “¡Es increíble! Mi mamá duró más de 18 años reutilizando la misma bolsa de regalo; ¡ahora quiere reutilizar las hojas de las hallacas para envolver los regalos! Ya está enferma, todo lo quiere reutilizar dizque por la crisis y si bien al principio era admirable, creo que ya se le está yendo de las manos. El otro día puso a mi primito a colorear unas hojas de hallacas y después que las coloreó las puso como papel tapiz en un baño, espero que no aprenda uno de esos cursos de foami, porque ahí sí se termina de volver loca”, aseguró Colmenares, mientras iba al baño con una hoja de hallaca para usarla como papel higiénico.

Nuestro pasante subpagado logró conversar con la señora Martha, quien dio su versión de los hechos: “Mire mijo, yo sé que todos ellos se burlan de mí a mis espaldas, me llaman ‘Martha la Pichirre’ y dicen que Chávez me volvió loca, pero yo soy así, pues; no nací en cuna de oro para estar botando las hojas de las hallacas… ¿qué somos acaso? ¿Mantuanos? Eso las usa una para todo: puede aprovechar el aceite de onoto que les queda pegadito y hacerse una exfoliada en el cutis; puedes enrollarla y usarlas de embudo, e incluso son perfectas para envolver los regalos” afirmó la señora Martha, quien desde ya está pensando qué cuento va a decir para justificar que el Niño Jesús trajera sus regalos este año envueltos en hojas de plátano.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.