Nacionales |

Indigente neoyorquino se muda a Venezuela y compra franquicia Sambil

El insignificante valor que tiene la moneda local con respecto a cualquier otra como el dólar, euro y hasta Simoleones, ha hecho que cualquier persona con algunos unos pocos billetes extranjeros en Venezuela tenga un “dineral”. Esta “ventaja” ha atraído a nuevos inversores al país, como es el caso de Maurice Bryant, un indigente de la ciudad de Nueva York, quién llegó a Venezuela para invertir los centavos que tenía en su vaso de limosnas en la compra de la cadena de centros comenciales Sambil.

Para que sintiera lo que es calarse un nauseabundo olor –que es lo que nosotros hacemos con él–, enviamos a nuestro pasante subpagado a entrevistar al actuamente cuarto hombre más rico del país, Maurice, quien aseguró: “Durante años me la pasé durmiendo, pidiendo y mostrando mi pene en el metro de Nueva York, pero hace poco oí una conversación en donde decían que unos pocos dólares era un platal en Venezuela y ahí decidí averiguar si era verdad. Igual soy indigente así que no perdía nada. Así que me vine y luego de pasar ese sofocón que le da a uno cuando se baja del avión en La Guaira, cambié algunos centavos de mi vaso por bolívares y la vida me cambió. Por fin pude comprar todo lo que un indigente como yo siempre deseo: cajas ilimitadas de cigarrillos Astor, cientos de perros de raza que me sigan y los centros comerciales Sambil para poder caminar por sus pasillos sin que nadie me juzgue o me saque porque piensan que voy a pedir dinero. Es más, aquí es a mí a quien le piden plata ¿qué tal? Creo que ahora intentaré comprar Polar”, comentó Maurice mientras le preguntaba –con el pene afuera porque después de todo es un indigente– a nuestro pasante dónde podía contratar a un escolta.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.