Breves Gente |

Bufanda comprada en Caracas se prepara para sudar cuello en Barinas

Ante la proximidad de las fiestas decembrinas, la bufanda de lana de Leticia Ramos empezó sus preparativos para causar una gran sudoración en el cuello de su dueña. Ramos, quien reside en Barinas, insiste en ponerse la prenda cada año, haciendo caso omiso de los 31 grados Celsius que imperan en esa ciudad para la fecha. 

La bufanda —que fue adquirida por Ramos en un viaje a Caracas— compartió con nosotros los métodos y tácticas que utiliza para sofocar a su dueña: “Bueno, marica, la verdad es que mi talento para este de poner a sudar un cuello es casi que innato. A mi me compraron en Caracas, donde la gente se mojonea muy rápido y sube una sola vez a Galipán o a la Colonia Tovar con una bufanda, cuando igual no hace nada de frío. Pero bueno, nada, yo feliz de haber sido comprada, pues; o es eso o quedarse en una vitrina. ¡Te podrás imaginar mi sorpresa cuando me metieron en una maleta y amanecí en Barinas! ¿Qué iba a hacer yo en Barinas? ¿Con ese calor tan terrible? Nada, me tuve que adaptar. Leticia me usa sin falta todos los diciembres; 24, 25, 30 y 31, sin falta. Ya estoy preparada psicológica y físicamente para hacer sudar ese cuello sabroso. Todo un despliegue textil para lograr máxima sudoración, lenta absorción y total pesadez; pero luciendo siempre regia, pues, de manera que Leticia no pueda quitarme de su cuello porque sabe que arruinaría todo su look. ‘Ay, qué cruel’, estarás pensando. Pero yo no soy la mala de esta historia. ¿A quién se le ocurre llevarse una bufanda de lana a este pueblo?”, dijo la bufanda, quien orquestaba un plan maestro con unas botas de invierno para hacer sudar a su dueña como nunca antes.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.