Breves Nacionales |

Altos precios del monte hacen que marihuaneros le acepten tragos a desconocidos a ver si se drogan

En la redacción de El Chigüire Bipolar estamos cansados de nuestro pasante subpagado, pero sobre todo de sus constantes quejas del alto costo del cannabis en el país. Sin embargo, sus quejidos hicieron que nos diéramos cuenta de que en la actualidad hay una importante problemática con este tema, pues son miles los marihuaneros como Víctor Ramírez, un adolescente de 26 años, quien al verse sin el dinero suficiente para cubrir su consumo de estupefacientes, o como le dicen las madres “¡DROGAS!”, decidió empezar a aceptarle tragos a desconocidos con el objetivo de intentar drogarse.

A pesar de que no pudimos enviar a nuestro pasante a cubrir a esta noticia –por miedo a que se quedara en cosas raras–, igual pudimos conversar con Víctor acerca de esta nueva práctica. “Dude, el precio del punto está demasiado caro, pues. Así no firma. Con decirte que ya casi no fumo porque pagar ese poco de lucas por un g. no cuadra, bro. Así que ahorita lo que hago es que me llego pa’ un local, trato de meter el paro que tengo billete para llamar la atención de algún secuestrador o algo así y listo; a esperar que me echen algo en el trago y a tripear la nota se ha dicho, man. Por ejemplo, el fin pasado le acepté un trago a Raúl, un señor de 43 años con mocasines blancos, guayabera y bigote, que se me acercó y que para hablar de negocios, cosa que yo sabía que era mentira, pero para lo que quería cuadraba bien. Luego de un rato me brindo que si una birra y ¡BUM! arrancó la fiesta. El viaje fue una locura que me duró tipo que si dos días y aunque perdí el celular, la cartera y mi virginidad (voz baja) igual gasté menos que comprando weed”, finalizó Víctor quien también nos confesó que buscando el mismo objetivo, agarra cualquier folleto que le den en la calle siempre y cuando no sean de Herbalife porque esos solo son para fastidiar.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.