Gente |

Tía que tenía tiempo sin ver a dólar paralelo ya no lo reconoce

Graciela Paralelo, una señora de 63 años, se reencontró ayer durante una reunión familiar con su sobrino Dólar Paralelo a quien no reconoció.

“Que alegría verlo grande, fuerte y sano ¡Dios me lo bendiga!”

–Graciela Paralelo

“¡Martha ¿Este hombrote es dólarcito paralelo?!” fue lo que gritó Graciela cuando se dio cuenta de lo mucho que había crecido su sobrino. Luego explicó que se sorprendió tanto porque “Parece mentira, chico. Yo a ese muchacho le daba tetero cuando estaba a 2,30. Recuerdo que cuando estaba a 6,30 le agarraba los cacheticos para molestarlo. Lo aconsejé cuando pasó por su etapa rebelde a los 100. Me sentí orgullosa de él cuando lo vi –apenas estando en 1000– quedar en la universidad. Y la última vez que habíamos hablado estaba en 4500 y ya estaba trabajando, con carro y hasta noviecita y todo tenía. Pero ahora ya es todo un hombre de hasta cinco dígitos por delante de la coma. Es más, si no es porque me dijo ‘¿Tía no me va a saludar?’ le paso por al lado y ni me doy cuenta que es él. Igual que alegría verlo grande, fuerte y sano ¡Dios me lo bendiga!” finalizó Graciela mientras mandaba una cadena con la foto de sobrino y no entendía porque todo el mundo le contestaba con lamentos o insultos.

cargando...