Nacionales |

Deseo de Presidente cumpleañero no se materializa porque ya expropió todo

En el día de su cumpleaños, el Presidente de la República, Hugo Chávez, vivió una pequeña crisis personal. Todo ocurrió cuando se encontró frente a un cupcake relleno de oro preparado especialmente para él, listo para soplar la vela y pedir un deseo, cuando repentinamente se dió cuenta que ya tenía lo que quería porque ya expropió todo el país.

La angustia que vivió el presidente ocasionó un revuelo entre los edecanes y el séquito de funcionarios que lo acompañaban en esta fecha tan importante. “Nicolás, Elías, háganme el favorcito y tráiganme un vasito de agua. Aristóbulo, ábreme esa ventana ahí, chico, que entre aire. No, no, tranquilos, estoy bien. No es ninguna reincidencia, Diosdado, deja el atore, ¿para dónde ibas? ¡Suelta ese teléfono, Diosdado, que estoy bien! Lo que pasa es que fui a pedir un deseo, y bueno, este… ya todo lo que quería se lo expropié a alguien. ¿Eh? No se burlen, compañeros, esto es algo muy serio. Lo que pasa es que ustedes no saben de lo que estoy hablando porque no tienen tanto como yo, cuando uno tiene todo, es esclavo de la nada.” manifestó el presidente, mientras le expropiaba un vaso con agua a alguno de los 400 ministros allí presentes.

Una vez que los invitados se dieron cuenta que no había ningún motivo de salud por el cual preocuparse, continuaron viendo que más podían expropiar, para satisfacer los antojos presidenciales, y confirmaron con sorpresa que ya no queda nada en Venezuela por usurpar. “Mira, lo único que se me ocurre es hacer una apertura económica gigantesca por unos meses para que el Comandante tenga empresas nuevas que expropiar”, dijo Jorge Giordani, Ministro de Finanzas. “Sí, sí, le ofreceremos a Apple que monte fábricas acá, ¡más baratas que las de los chinos! Que se abra Amazon.com.ve, que venga Microsoft, HP, que todas las compañías del mundo vengan. Seremos la envidia de Latinoamérica por unos meses, hasta que tengamos suficientes compañías nuevas y Chávez tenga otra vez cosas para expropiar. Ahí, regresaremos al foso en el que estamos ahora.”

Al final de la celebración, cuando los concurrentes se fueron y solo quedaban algunos vasos de plástico con un fondito de colita, el Presidente enfrentó el vacío que otorga el poder absoluto haciendo una llamada anónima a su contrincante, Henrique Capriles Radonski. Una sola palabra quebrada salió de su boca antes de colgar el auricular, “Exprópiese”.

cargando...