Breves Internacionales |

Maduro contento porque ahora sí podría llamar pelucón a presidente de Estados Unidos

pelucon

Luego de demostrar en cadena nacional sus progresos en la tabla del 5, el presidente de la República, Nicolás Maduro, aseguró estar contento con la posibilidad de que, en un futuro cercano, pueda llamar “pelucón” a un presidente de Estados Unidos que realmente sea un pelucón, dada la virtual oficialización de la candidatura de Donald Trump al partido Republicano.

“A Obama no podía insultarlo con nada físico, porque sería como meterme contigo Aristóbulo, ¿verdac?”

–Nicolás Maduro

“Estoy feliz y contento; es más, hasta brincaría en una pata, si supiera que una sola pierna me puede sostener. Ayer me enteré que este señor Trump ya es prácticamente el candidato republicano, entonces me di cuenta de que existe un chance real de que el Imperio tenga un presidente al que uno pueda llamarlo pelucón sin parecer un loco. A Obama no podía insultarlo con nada físico, porque sería como meterme contigo Aristóbulo, ¿verdac? ¿Se imaginan decirle pelucón a Obama, con ese pelo como de toalla que tiene? Además, yo confieso que da como penita decirle “pelucón del Diablo” a Mendoza, con esa babita de pelo, se ve como finito, parece que se fuera a quedar calvo y todo. En cambio con Trump sí es el propio pelucón, uno puede burlarse con base porque tiene ese pelo así bonito, amarillito, como hecho de luz. Bueno, eso último me lo inventé, porque la verdad tengo rato que no veo luz” afirmó Nicolás Maduro, mientras se sacaba de la axila un paquetico embojotado en papel aluminio con su merienda: tres arepas —hechas con Harina PAN— y dos maltas Polar.

Luego de comerse su vianda en cadena, lo que algunos calificaron como “sádico”, el primer mandatario venezolano reconoció estarse haciendo fan del polémico candidato norteamericano. “Al principio lo odiaba, porque claro, viene del Imperio. Pero ya me está gustando bastante. ¡No, no, calma compañeros! ¡Escuchen primero! Oiganlo hablar. Vean sus mitins o mítines o mitings o cómo se diga. ¡Su manera de dar discursos, llenitos de todo ese odio y ese revanchismo y ese populismo! ¡Ese deseo de burlarse del otro, de insultar, de pelearse con todo el mundo! ¿No les suena conocido? Ahhh, ¿ya ven? ¡Ustedes no son tan brutos como parecen, y mira que sí lo parecen! La próxima vez que lo escuchen, cierren los ojos y piensen en el Gigante. Él es lo que necesita el imperio para ser grande y unirse a los pueblos de Latinoamérica. Un pelucón amigo. Pelucón al fin, pero amigo”.

cargando...