Nacionales |

Chávez ingresa al Mercosur; pero Venezuela aún no ha podido

Durante la mañana de hoy, llegaron importantes noticias procedentes de Uruguay, que reportan la entrada del Presidente Chávez al Mercosur; a pesar de que el ingreso de Venezuela sigue siendo bloqueado por ese organismo.

El Presidente Chávez expresó su satisfacción al finalmente haber podido unirse al Mercosur. “Estas son unas oficinas bellas, grandes, libertadoras como Bolívar, la unión Suramericana y el bigote de la mujer apureña. Mira esos cojines que cómodos, estas sillas mullidas, de cuero de verdad verdad, que uno se sienta y está fresquito; además, sientes como te vas hundiendo lentamente… ¡Estas si son sillas buenas, carajo; no como esas sillas majunches que nos venden los chinos! No saben lo feliz que estoy de finalmente haber entrado al Mercosur. Desde que era apenas un carricito que le caía a pedradas a los gabanes y a los alcaravanes por allá, por aquellas polvorientas calles de Sabaneta, sabía que llegaría hasta acá. Era como una misión que me puso Bolívar: yo leía aquellos libros de Historia de Venezuela, de Alberto Arias Amaro, y sentía como el Libertador me decía “Hugo, métete en Mercosur, chico. Continúa tu lo que dejamos inconcluso San Martín y yo”. Claro, hubo trabas como la puerta de seguridad y los torniquetes, pero lo logramos. ¡El pueblo ha llegado al Mercosur!”.

La felicidad del Presidente Hugo Chávez, duró poco al enterarse sobre que Venezuela todavía no había logrado entrar al Mercado Común del Sur. “¿Qué es eso de que el país no entró al Mercosur? ¿Dilma? ¿Cristina? ¿Y entonces? Pero si Maduro me dijo que eso estaba listo. Nicolás: hay que apretar. No podemos fallar en esto, la Revolución no puede ser torpedeada desde adentro, Nicolás. ¿Y entonces? ¿Y todos los regalitos que repartiste para suavizar los procesos? ¿No me habías dicho que eso estaba listo? ¿Eh? No, camaradas: hay que hacer un esfuerzo más grande. Por eso es que te mandé para Carabobo, porque pareciera que para eso es para lo que sirves: un lago sucio, una panela de San Joaquín, unos carajos vendiendo mangos en un tobo, una vaina. Bueno, tendré que dar mis abrazos llenos de billete a ver si logramos entrar este año. ¡Para ingresar, ingresando! Hacia la vida victoriosa vidística siempre! ¡Vida!” Aclamó el presidente al momento que todos los presentes recibían barriles de petróleo de cortesía.

cargando...