Gente |

Joven pide matrimonio a su novia con pan de jamón

Martín Rodríguez, según sus propias palabras, “el último joven caraqueño que cree en el amor verdadero”, decidió demostrar lo lejos que es capaz de llegar para ganar el corazón de su novia Vanessa. Al final de una romántica velada —que fue en la tarde y no en la noche, por seguridad— Martín sorprendió a todos los presentes, Vanessa incluida, al arrodillarse, sacarse un pan de jamón del bolsillo y preguntarle si quería casarse con él.

“Soy de los que siempre he creído que en el amor uno no debe escatimar esfuerzos ni recursos. Así que cuando el corazón me dijo que era la hora de convertir a Vanessa en la señora de Rodríguez, quise hacerle un regalo que simbolizara todo lo que ella es para mí. Un regalo que —sin decirlo— le demostrara que al aceptarme todas mis riquezas serán suyas. Pensé en un anillo de diamantes, pero cuando vi lo que costaba este pan de jamón especial con tocineta, no lo dudé ni por un instante. Ese día lavé, pulí y aspiré el Chevette, le eché Baygón, busqué a Vanessa, le dije que íbamos a vivir la mejor velada romántica de la Historia y me la llevé a la panadería. Yo me nublé: pedí 4 cachitos de hojaldre, 2 expresos grandes, de postre un Carré del pequeño y creo que ella ya estaba sospechando; por eso llamé a un mesonero —que era el mismo pana de la charcutería— y le pedí que trajera un pan de jamón. Me arrodillé frente a ella y pan de jamón en mano le dije a Vane: ‘Vane, entregándote este pan de jamón especial con tocineta… ¿quieres ser mi esposa?’ a lo que ella llorando emocionada respondió que sí” comentó el joven Martín, mientras le metía una rodaja de pan de jamón en el dedo a su futura esposa.

Vanessa, ahora comprometida con Martín, también ofreció declaraciones: “Dentro de lo que cabe, porque la cosa está difícil, mi Martín es un hombre demasiado generoso, siempre me ha dado y ha gastado en mí todo lo que yo pida. Esta petición de compromiso le debe haber salido carísima, pero no importa: ¡mira que bello mi pan de jamón! Sé que mis amigas están muriéndose de la envidia, porque ninguna comentó en la foto de mi compromiso. Van a tener que buscarse un novio bolichico para superar lo de Martín: ¡un pan de jamón de pavo y tocineta especial!” afirmó la novia, mientras guardaba en su bolsillo el poema que Martín le escribió en el cartoncito de la panadería.

cargando...