Nacionales |

Polo celebra 7 años perros del peor gobierno de nuestra historia

perro

Polo, el perro de la familia Acosta, recordó hoy con añoranza mientras lamía su escudilla cuando tenía 7 años de perro menos y estaba siendo electo el peor gobierno de la historia de Venezuela.

A través de un complejo proceso experimental que implicó combinar en un mismo plano a Skype, ciertas sustancias alucinógenas y a César Millán, el encantador de perros, nuestro pasante subpagado logró conversar con Polo, el perro que sin duda vivió tiempos mejores: “antes de estos 7 años, mis dueños siempre habían podido conseguirme la perrarina que a mi me gusta, incluso me daban suplementos vitamínicos y unas pastillitas que eran perfectas para la piel, que te mantenían las pulgas a rayas; ahora tengo que conformarme con lo que haya. Hasta arroz he comido. ¡Arroz, guevón! ¡Arroz! Y si te cae pulga lo que te toca es rascarte, como si uno fuera un cacri mierdero. Pero bueno, a mi tampoco es que me gusta quejarme tanto, al menos tengo comida. Ramona, la gata de la vecina, tiene que conformarse con el atún con aceite que tanto odia porque su dueña no encuentra gatarina por ningún lado. Y supe de un perro de aquí de la cuadra que estaba tan jodido que la otra noche cazó un rabipelao y se lo comió” afirmó Polo, mientras alejaba un ratón de su escudilla que pretendía comerse su almuerzo de hoy, media lata de diablitos rendida con pan viejo.

“Pero eso no es todo: en estos últimos 7 años, en escala de perro, claro está, mis dueños cada vez pasan menos tiempo conmigo. Antes llegaban temprano del trabajo, me bajaban un buen rato al parque que está aquí cerca y me lanzaban la pelota. Ahora los amos llegan mucho más tarde y cansados, arrastrando bolsas de mercado por las que tuvieron que hacer horas de cola. A mi me da cosita con ellos: están llevando la propia vida de perros” confesó preocupado el otrora sonriente animal.

A sus 35 años de perro, Polo nos cuenta que ahora conoce algo nuevo: el olor a lacrimógena. “Mis dueños, que viven en Chacao, tratan de cerrar bien las ventanas, con unas toallas y todo, para que el aire tóxico no nos afecte a mi o a los niños, pero por más bien cerradas que estén, igual se escuchan los gritos y las fuertes detonaciones. Estos últimos dos meses, que para mí es como un año, ha sido como un 31 de diciembre eterno. Horrible, chamo. Una mierda” afirmó Polo escondido debajo del sofá de los Acosta, mientras mordisqueaba una chancleta.

Para esta mascota, estos han sido los 7 años más largos de su vida; quizás eso tenga que ver con que sus dueños han estado más tensos que nunca, y eso lo ha hecho sentir a él más estresado también. Este año los ha visto llorar en sus computadoras, pelear con la pantalla del televisor, insultar por el balcón a alguien e incluso los ha visto más cansados y ojerosos. “Yo estoy full estresado, chamo, pilla. Por aquí ya se me está comenzando a caer el pelo. A mi me da paja con mis dueños, llenarles la casa de pelo, con tantos peos que hay. Sólo espero que estos próximos 7 años de perro que comienzan hoy no me envejezcan tanto como estos que acaba de vivir, porque estos han sido una pesadilla”.

rel

cargando...