Nacionales |

Escasez de medicinas podría deberse a que gobernantes son unos malditos inútiles

noteenfermes

¿Anaqueles vacíos en su farmacia de confianza? Esto es algo que lamentablemente se está haciendo cada vez más frecuente. Podría deberse, por supuesto, a condiciones climáticas adversas, a retrasos en la producción de materias primas, a coyunturas globales que afectaran a la manufactura farmacéutica. O también podría ser a la incompetencia de los malditos inútiles que nos gobiernan. Pero no saltemos a conclusiones.

Así que si usted tiene la mala suerte de sufrir de cáncer, de hipertensión o diabetes, de SIDA o simplemente se raspó una rodilla mientras cometía la temeridad de huirle a algún delincuente, debe añadir otra penuria a su vida: el ir y venir por distintas farmacias viendo a ver si este mes sí llegó el remedio que satisfacerá su muy burgués deseo de aspirar a un poquito más de calidad de vida. Claro, esta será una tarea exitosa si ese mes los incapaces burócratas que tienen el poder metieron medicinas en la lista de la compra, además de sus bombas lacrimógenas, perdigones y tanquetas antimotines, mierda qué arrechera. Pero no se enfurezca: a lo mejor lo hicieron, calma. No vaya a ser que le dé una pálida. Y capaz que para eso tampoco hay remedios.

¿Qué hacer ante este escenario? ¿Será que tenemos que comenzar a morirnos de mengua? ¿Terminaremos de entender que con unos infelices ladrones que siguen empeñados en imponer un “proyecto” —mientras echan al desagüe el dinero de la bonanza petrolera más grande que ha tenido Venezuela en su historia— no vamos a ver la solución a este delicado problema? Bueno, bueno, tampoco exageremos: todavía nos queda la sábila. Y José Gregorio. Y los chamanes. O la buena vibra new age.

destmedicinas

cargando...