Breves Gente |

Por escasez de alimentos, ateo comulga para comer algo aunque sea

hostia

La difícil crisis alimentaria que atraviesa el país obligó a Manuel Gutiérrez, un joven ateo, a comulgar para poder comer algo aunque sea.

Nuestro pasante subpagado quien había ido a misa para preguntarle al cura si llevarse material de oficina es pecado o no, pudo conversar con Gutiérrez quién aseguró que “Irse a dormir con el estómago vacío no cuadra de pana. La cosa no esta fácil. Tengo tres días haciendo cola pa’ nada porque igual nada se consigue. Por eso, aunque yo no crea en eso de la religión, la iglesia, los curas y mucho menos en las vírgenes jajaja igual me lancé toda la misa. Yo no entendí nada, pero qué importa, me quedé para comerme la hostia. Que por cierto, sabe burda de bien. Es como una oblea. Lo único es que no me lleno ni una muela y el vino no lo comparten. Otra cosa, yo no creo en nada, pero los santeros sí me dan culillo; aunque capaz me llego a uno de esos rituales de ellos y dejan pagando un pedazo de gallina y listo. El hambre no tiene religión” concluyó Gutiérrez mientras mandaba a callar a nuestro pasante porque iba a comenzar la misa de seis y él quería cenar.

 

cargando...