Breves Gente |

95% de reunión familiar en Zoom se invierte en que papá logre prender su cámara

“Papá, tienes la cámara apagada”, “Alguien por favor que haga Teamviewer con el abuelo”, “¿Qué es ese ruido? ¿Prendió una licuadora?”, fueron algunas de las frases de lo que parecía ser una cálida reunión familiar a través de la aplicación Zoom donde todos los miembros de la familia invirtieron el 95% de la llamada en explicarle a su papá cómo prender la cámara.

María Briceño, hija del señor Oswaldo, explicó como una simple llamada familiar terminó en muchos intentos fallidos de prender una webcam. “Habíamos quedado en hablar toda la familia, luego de dos semanas de explicarles a todos que la aplicación Zoom no era una empresa de envíos, logramos que todos se conectaran. Todos estábamos hablando hasta que entró mi padre y pues, de verdad que no lo logró. Dos horas perdimos mientras intentaba prender la cámara. En una oportunidad lo hizo, pero le puso un efecto y no supo cómo quitarlo. Solo gritaba que no veía nada, que si la impresora era la cámara, fue horrible. Para la próxima no lo invitamos o nos aseguramos de que haga un curso de computación primero de esos de Doméstika que no dejan de promocionar”, afirmó Briceño mientras recibía 800 stickers de agradecimiento enviados por su padre al grupo de la familia.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.