Breves Política |

Cochinito de aguinaldos se rinde y comienza a trabajar

Al igual que los regalos, las hallacas y las utilidades —que este año fueron más pequeñas que las ganas de trabajar de un empleado público—, en Venezuela se acostumbra en esta época decembrina colocar alcancías de cochinitos en los locales comerciales, para que los clientes le den aguinaldos a los empleados. Sin embargo, la escasez de efectivo y el poco poder adquisitivo lograron que el cochinito navideño de la panadería “La Concordia” desistiera de pedir dinero y empezara a ganarse la vida trabajando.

A través de un procedimiento secreto —que incluye una cuchara, un yesquero y una jeringa— logramos que nuestro pasante subpagado conversara con “Coqui”, el cochinito de aguinaldos que ahora ostenta el cargo de Community Manager en la empresa El Mamey Creativo. “En mis tiempos de cochinito recaudador de aguinaldos vi Navidades duras, bien difíciles, pero nunca vi una navidad tan fría como ésta. Nadie estrena, nadie se ha comido una hallaca, ya ni los carajitos se vuelan las manos porque no lanzan cohetes; mucho menos van a dar aguinaldo, si tampoco hay efectivo. Prefiero buscar un trabajo digno e irme a trabajar en redes sociales, eso es algo que siempre me gustó pero mi papá nunca estuvo de acuerdo y ahorita me va bien en esta oficina, pero quiero ser freelancer porque bueno, tú sabes, así ahorro una platica y me voy para Chile”, aseguró Coqui, que aprovechó el estado en el que se encontraba nuestro pasante para ponerlo a redactar un newsletter sin pagarle.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.