Política |

Maduro renuncia

La única persona que es capaz de dañar los amortiguadores de un tanque con solo subirse, Nicolás Maduro Moros, sorprendió a todos los venezolanos al hacer lo que nuestro pasante subpagado siempre ha querido hacer pero no se atreve: renunciar. (Ojo, lee bien: aún no es que lo haya hecho, pero ya que el régimen del dictador que parece a Mimosín está cayendo en unos niveles de absurdez tales que están haciendo realidad nuestros posts y nuestros tweets, vamos a escribir esto, a ver si lo hacen pronto).

“¿Jaua? ¡Ah carajo, se nos quedó Jaua en el aeropuerto!”

–Nicolás Maduro

A pesar de que Maduro —¡coñoetumaaaadre!— desde hace un tiempo ya no era legalmente el Presidente de Venezuela, igual anunció en cadena nacional, desde un avión rumbo a Cuba, el cese de sus actividades como máximo mandatario del país: “Venezolanos, venezolanas y venezolanes, quiero decirles algo más importante que una nueva temporada de Peppa Pig. Y es que he decidido —yo solito, no como cuando voy al baño y me toca limpiarme —, que ha llegado el momento de terminar este ciclo, ¿verdac? ¿Verdac, Jaua? ¿Jaua? ¡Ah carajo, se nos quedó Jaua en el aeropuerto! Bueno, no importa, total es Jaua. A lo que iba: le digo a nuestro pueblo, con mucho dolor, que renuncio. Pero que no crea la derecha fascista imperialista guaidocista que ya ganó, no señor. Porque solo hemos sido derrotados por ah…”, afirmó Maduro —¡coñoetumadre!—, quien en este texto ficticio no pudo terminar de decir la frase “por Ahora”, debido a la turbulencia que sacudió al avión, producida por el grito de alegría de todos los venezolanos; turbulencia que ponemos aquí es para que, en caso que Jorge Rodríguez o alguien en el régimen deciden hacer este post realidad, podamos ver si también eso se cumple.

NOTA DE REDACCIÓN: Seguimos este texto abusando de nuestra buena estrella: vamos a escribir un poquito más a ver si esto también se cumple) La oposición —que ahora es Gobierno, pero nos va a tomar algún tiempo acostumbrarnos, son 20 años, coño— tomó la noticia sin drama, completamente relajados. Los dirigentes políticos de partidos como Voluntad Popular, Primero Justicia, Acción Democrática, Vente o Copei —que al igual que José Vicente, se niega a morir—, dejaron de lado sus ambiciones personales y pusieron en marcha una transición hermosa, sin peleas, violencia ni rencores, pero con justicia, y pusieron en marcha todas las acciones que eran necesarias para reconstruir el país. Se estabilizó la macroeconomía, se nombraron autoridades judiciales y electorales en base a sus méritos, se juzgó a los corruptos, se creó un marco legal que fomenta la inversión privada, se eliminó la reelección indefinida, se restauraron los controles y balances propios de una democracia, se le quitó poder al Ejecutivo y se redujo el período presidencial; acciones estas que permitieron el surgimiento de una Venezuela próspera y sólida, en la cual el único vicio que queda de aquellos años sombríos es el trato que cierta página de humor da a su pasante subpagado. Échenle bola, pues, políticos: hágannos realidad este post, pues. Es un reto.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.