Gente |

Estudiantes del MUN 2020 hacen potazo para comprar suscripción a Zoom

A pesar de estar encerrados en sus casas sin amigos con quienes pelear, los jóvenes que pertenecen a delegaciones de Modelo de Naciones Unidas (MUN, por sus siglas en inglés, aunque nadie preguntó) siguen haciendo todo lo que está en su poder para prepararse en medio de una pandemia. Hoy el jefe de delegación de la Universidad Católica del Centro II, Juan Fernando Osorio, organizó un potazo en toda la ciudad de Caracas para cubrir los gastos de una suscripción mensual de Zoom, ya que sus reuniones de 9 horas se veían interrumpidas por sesiones expiradas de la plataforma.

Osorio, quien admite que lleva 8 años de carrera solo para repetir la experiencia del MUN una y otra vez, nos comentó más sobre sus expectativas de la actividad: “Yo llevo mucho tiempo en este mundo y de verdad me ha cambiado la vida, me ha formado como líder y como experto de hablar paja por horas, mis papás ya ni me hablan. Así que quería hacer algo por mi delegación, que es como mi familia, aunque se metan entre ellos. Decidí que como nos estamos reuniendo todos los domingos por Google Meets o una plataforma diferente todos las semanas, lo mejor era centralizar todo en Zoom. Pero chamo, esa vaina sale cara. Sin embargo lo vimos como una inversión tanto a corto, mediano y largo plazo, de manera que es un enfoque holístico que ayudará a fortalecer y a formar líderes del futuro. Nos pusimos en varias calles de la ciudad, especialmente cerca de bodegones y de bombas de gasolina para que nos den el vuelto, pero muchas veces nos dejaban billetes de 20 bolívares o folletos de unas elecciones del 2012. ¡Qué desconsiderados los que dan billetes viejos! Seguiremos enfrentando cada adversidad que se nos presente, porque si algo nos ha enseñado el MUN es a pelear y pedir dinero, digo, recursos monetarios”, concluyó Juan Fernando, quien fue catalogado por ciertos miembros de su delegación como “medio dictador pero pana”.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.