Breves Gente |

Perro rescatista conmueve a todos al salvar a joven borracho de escribirle a su ex

Un hermoso momento se vivió ayer en una reunión en casa de Fernando González cuando Toby, un perro rescatista, irrumpió en el lugar para tocar los corazones de todos haciendo uno de los actos más puros, valientes y solidarios que existen: Le arrebató el celular a Gabriel Gutierrez, un asistente de la fiesta, para evitar que a causa de la ebriedad le escribiera a su exnovia.

Fernando, quien siempre pone su casa para no tener que comprar alcohol, contó todos los detalles de esta enternecedora hazaña. “Bro, de pana ese perro es un héroe, pues. Te lo juro que ya todos estábamos borradísimos cuando vimos que Gabo agarró su celular. Otro pana y yo intentamos decirle que dejará ese teléfono quieto, que mejor siguiéramos tomando relajados. Incluso le dije que le iba a pichar a otra chama, pero, qué va, Gabo ya estaba muy loco. Hasta nos intentó golpear y nos dijo que lo dejáramos en paz, que él iba a dedicar las canciones que fueran necesarias para volver con Vero. En serio, todo iba a ser una tragedia, pero como pude marqué 911 y, medio balbuceando, reporté la situación, sin demasiada esperanza, la verdad… pero, en apenas minutos, apareció con su chalequito naranja y su brillante pelaje, Toby. Como pudo se abrió paso entre una olla de reguetton y pegó un salto para quitarle el celular a Gabo justo antes de que le diera “enviar” a un mensaje larguísimo a su ex. Y eso no fue todo. Ese perro después sentó a Gabo y, a punta de ladridos, lo regañó. No sé si era la rasca, pero hasta creo que oí como le decía ‘Gua ten dignidad, gafoau’. Luego hizo que le diera like a una caraja en Instagram, lo obligó a bailar y le intentó montar la pierna porque, al final, es un perro. Pero, de pana, Toby le salvó la vida a Gabo”, sentenció Fernando, quien también aseguró que este no fue el único acto de heroísmo de Toby, pues, a las 4 de la mañana, lo mandaron a comprar hielo y lo hizo.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.