Breves Gente |

Descuartizan a Jorge el Curioso por investigar el caso Jeffrey Epstein

Un lamentable suceso ocurrió en la noche de ayer en las profundas selvas del Congo cuando Jorge el Curioso, el famoso mono sin cola, fue encontrado descuartizado en su cuarto por vecinos que escucharon sonidos violentos en la noche. Los detectives asignados al caso presumen que, debido a la gran cantidad de artículos de periódicos que consiguieron en el lugar del crimen, el occiso estuvo investigando durante sus últimos días de vida sobre el caso del aparente suicidio de Jeffrey Epstein.

Ana Luisa, también conocida como “la Chismosa”, vecina de planta baja que dio el alerta a las autoridades sobre el asesinato, nos comentó más sobre el atroz encuentro: “¡Qué horror lo que han hecho! Jorgito siempre tuvo una curiosidad innata, todo lo preguntaba, hasta el punto que llegaba a ser un hostigamiento para todos. Parecía un niñito de 5 años, todo era “¿y por qué esto? ¿Y por qué aquello? ¿Y eso por qué?”. A veces su sed por el conocimiento lo llevaba a cuestionarse todo más de lo normal, más de lo que debía. Como cuando se puso a hacer preguntas sobre por qué la vecina del 3D salía en las noches del 4C, eso le trajo problemas con el esposo. Yo creo que eso mismito fue lo que le pasó con este señor Epstein. Se obsesionó con ese caso, estaba leyendo mucho sobre teorías que decían que no se había suicidado, que alguien lo mandó matar. ¿Pero quién? ¿Por qué? ¿Qué información podría conocer Epstein para llevarlo a tan terrible destino? Jorge se acercó mucho a la respuesta, estaba muy muy cerca de descubrirlo todo, el otro día en la escalera me estuvo contando algo de eso. Esto lo sé porque él era curioso y yo chismosa, entonces nos quedábamos hasta tarde echándole cabeza a todo. Yo por fastidiada, pero él sí quería saberlo todo. En fin, el conocimiento tiene un costo. Parece que la curiosidad mató al mono” afirmó la señora Ana Luisa, mientras observaba por el culito del ojo lo que hacía la conserje.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.