Breves Gente |

Google presenta en la E3 nueva actualización del juego del dinosaurio para Venezuela

El gigante de Internet y quien seguro tiene en su propiedad todos tus nudes, Google, sorprendió hoy a todos en la Electronic Entertainment Expo 2018 (E3) cuando, en vez de competir con el mundo entero, decidió centrarse en el mercado venezolano, al presentar la nueva actualización del juego del dinosaurio de Chrome que solo estará disponible en nuestro país.

“Lo mejor de todo es que ahora el dinosaurio sí tiene un propósito, que es salvar a una indefensa princesa de las garras de un dragón ligado con tortuga”

–Sundar Pichai

El CEO de Google, Sundar Pichai, ofreció un discurso en el que dijo: “A veces, por pensar tan en grande, olvidamos las pequeñas cosas. Por ejemplo, ¿estamos seguros de que todos los jóvenes del mundo están accediendo a nuestros juegos? Y no tienen que contestarme, la respuesta es no. En Venezuela, los chicos tienen que reiniciar el router de sus casa más veces de las que Trump presiona el botón falso de lanzar misiles que tiene en su oficina y esto lo hacen porque casi no tienen acceso a Internet. Entonces, ¿qué van a estar jugando ellos Fortnite si a duras penas ven videos en 144p? Por eso, solo para Venezuela, presentamos la actualización del juego del dinosaurio de Chrome para que la diversión comience cuando no haya Internet. En esta versión, el T-Rex tendrá vidas extras que estarán en cajitas flotantes que destruirás saltando bajo ellas y golpeándolas con la cabeza. También podrá tener poderes si se come alguna flor misteriosa de las muchas que habrán en su camino de tuberías. Lo mejor de todo es que ahora el dinosaurio sí tiene un propósito, que es salvar a una indefensa princesa de las garras de un dragón ligado con tortuga” sentenció Pichai, quien también negó que el juego se parezca en algo a Super Mario Bros., segundos antes de teletransportarse a su casa en un nuevo aparato electrónico de Google que el mundo entero sí disfrutará.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.