Nacionales |

Iglesia beatifica a profesor universitario que sigue dando clases a pesar de lo que gana

Toda regla tiene su excepción. Al menos eso es lo que parece confirmar la Iglesia Católica, que decidió hoy hacer una excepción en su regla que establece que el proceso de canonización a un santo solo puede comenzar 5 años después de su muerte para beatificar en vida a Gilberto Lemus, profesor de la Facultad de Ingeniería de la UCV, quien a pesar de ganar la miseria que gana aún continúa impartiendo sus conocimientos a sus alumnos.

Año tras año, la Iglesia Católica examina las vidas y milagros de personas excepcionales para nombrarlos beatos y santos. El mismísimo papa Francisco, quién reconoció desde hace meses solo reza para pedir que Argentina gane el Mundial, explicó las excepciones hechas en el caso del profesor Lemus: “El simple hecho de que se aparezca día tras día en esos salones, con ese sueldo tan bajo que gana, ya es un milagro de por sí. Son miles los alumnos que dan fe de estas apariciones divinas. El sueldo de este pobre hombre es tan insignificante como la dignidad de Judas. No hay dudas que con lo que le entra en la cuenta los quince y último a Gilberto, que se pare todos los días y de su materia sin decir ‘clase vista’, corrija parciales, saque fotocopias de su propia plata y además se aguante el llanto de los flojos que necesitan puntos para pasar, es un milagro. Y si me permiten opinar, de los más puros y desinteresados que he visto durante mis años al humilde servicio de Dios. Por ello, hoy este profesor de origen venezolano da un paso a la derecha de nuestro señor Jesús y deja de ser un hombre cualquiera para convertirse en San Gilberto de Cálculo II, patrono de las resolventes, integrales y quizzes sorpresa. ¡Amén!”, sentenció el papa Francisco, quien aprovechó para recordarle a Venezuela que mientras José Gregorio Hernández mantenga sus nexos con Changó no será convertido en santo.

Por otra parte, Fabio Medina, ex alumno del desde hoy entidad divina San Gilberto de Cálculo II, expresó su descontento con esta beatificación. “¡Qué bolas tiene la iglesia! Ese tipo no es un santo nada, porque el semestre pasado la materia me quedó con 7,3 y por más que le jalé, hasta una botella de whisky intenté darle, y nada, no me pasó el muy maldito. ¿Qué le costaba regalarme unas 27 décimas nada más, ah? Una rata, eso es lo que es: una santa rata” dijo Medina, quien ofreció estas declaraciones jugando truco durante el horario que debería haber estado en clases.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.