Breves Gente |

«Tu mamá y yo teníamos el mismo terminal de placa…» dice papá a hijo cuando le preguntan cómo se conocieron

“Tu mamá tenía el mismo número de terminal de placa que yo…”. En una lluviosa noche de apagón en el año 2032, así comenzó a contarle el señor Rubén Odreman a Miguelito, su hijo, la hermosa historia de amor de cómo había conocido a su madre mientras hacían una cola de gasolina.

“¿Qué cómo conocí a tu mamá? Bueno, hijo, por allá por el año 2020, yo estaba ahí bien aburrido haciendo una cola para echar gasolina; ya teníamos toda una noche esperando y de pronto del carro de adelante se baja un espectáculo de mujer. Mi sorpresa fue que veo que se me acerca, me da dos golpecitos en la ventana y me pidió un cargador de teléfono para llamar a su familia. Luego de eso nos pusimos a conversar: fueron casi 15 noches en las que estuvimos ahí esperando en la cola. Pudimos hablar, nos conocimos, lloramos, reímos, compartimos la comida que nos llevaba la familia, cenamos todas las noches juntos a la luz de los carros, todo cada vez se ponía más romántico. Yo acercaba su carro al mío todos los días, le abría las puertas antes de que ella entrara. En una de las noches intentaron atracarnos y pude defenderla de los malandros; en ese preciso instante, yo supe que ella era la mujer que quería proteger para toda la vida. Luego de que ya sabíamos que nos gustábamos, una noche entre de estar en un carro y otro, pasó el primer beso… y lo demás es historia. De ahí sacamos la inspiración para que te llamaras Miguel Texaco”, finalizó el señor Odreman, quien por decencia no quiso contarle a sus hijos que en esa misma cola también le dio tiempo de tener una amante. 

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.