Política |

Universidad Bolivariana gradúa primera promoción de gestores

La Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV), también conocida como “La casa que crea las sombras”, se llenó de jubilo hoy al graduar a la primera promoción de Gestoría Pública mención “Ponte aquí y espérame que ya salgo con la cuestión” en la que 321 alumnos –o 322 si termina de caer una transferencia– recibieron su titulo que los certifica como licenciados.

“Muchas fueron las noches que tuvieron que no dormir para pasar ‘Agilización de pasaporte I’ o ‘Soborno a otros funcionarios III’. Y ni hablar del seminario al que todos quieren huirle: ‘Repartir la cochina’.”

–MaryAnn Hanson

Luego de contar que el padrino de esta primera promoción es Hugo Chávez, la rectora de la UBV, MaryAnn Hanson, felicitó a los nuevos graduandos y habló de esta nueva carrera. “Estamos de gala, porque no estamos aquí en una sala con personas cualquieras (sic), nada de eso, ¡aquí estamos con 321 nuevos gestores de la Patria! Que, ojo, mañana después de las 2pm pueden ser 322. Así que a celebrar se ha dicho. De verdad que estos muchachos, y no tan muchachos, como se quemaron las pestañas para estar aquí ¿No es así chicos? Jajaja. Muchas fueron las noches que tuvieron que no dormir para pasar ‘Agilización de pasaporte I’ o ‘Soborno a otros funcionarios III’. Y ni hablar del seminario al que todos quieren huirle: ‘Repartir la cochina’. Pero bueno, ya todo eso es pasado, ahora toca salir a la calle y ser unos profesionales. Ir de aquí, pa’ allá. Hacerse amigo de las secretarias, tener muchos contactos resguardado en un potecito que si puedes sacar en la calle, decirle a los clientes que te sigan callados sin mirar a nadie cuando estén en un ministerio y lo más importante, cobrar bastante por algo que no debería ser. Así que a lanzar por los aires esos birretes y sobres de manila ¡Felicidades!” sentenció MaryAnn Hanson mientras les decía a los graduandos que si querían la medalla saliera para ya eran 50 dólares más.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.