Política |

Padrino le explica a la tropa que el dinero no crece en los árboles

El Ministro de la Defensa y experto picador de quesillo, Vladimir Padrino López, pidió ayer a sus subalternos confiar en las medidas económicas impuestas por el gobierno del presidente Nicolás Maduro, y además les explicó –como a un niño de 6 años–, que el dinero, a diferencia de los mangos, no crece en los árboles.

“Oiganme bien, los árboles no dan billetes, moneda o bonos, ¡nada de eso! Pueden dar frutas como el mango”

–Padrino López

Padrino López ordenó a toda su tropa, es decir, a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, a sentarse en posición de indio y prestar mucha atención a sus palabras. “Hombres, mujeres y cabos de la FANB, no puede ser que estén inconformes con lo que uno con tanto esfuerzo, cariño y sacrificio les está dando. Ah, y mucho menos puede ser que yo tenga que andar por ahí asustado de que a ustedes en cualquier momento de estos les dé un berrinche y le armen una tanqueleta al Presidente, ¡no señor! ¿qué güevonada es, pues? o ¿es que acaso ustedes creen que el dinero crece de los árboles, ah?”, dijo el ministro de la defensa, quien en ese instante tuvo que detener su discurso para pedirle a varios miembros de su tropa que bajaran las manos porque era una pregunta retórica.

“Oiganme bien, los árboles no dan billetes, moneda o bonos, ¡nada de eso! Pueden dar frutas como el mango, que es lo que come la gente que no tiene la bendición de ustedes que es tener un Presidente que los ama. Que día a día se parte –y se come– el lomo para darles lo mejor a cada uno de ustedes ¿Quisieran más? ¡Como todos! Pero hay tiempos mejores que otros. Por otro lado, les digo que no está bien ser así porque las cosas materiales, como el dinero, no llenan por dentro. Ni te hacen feliz porque sí. Al final lo importante es que todos seamos una familia unida”, sentenció Padrino López mientras recibía una notificación de su banco para avisarle que su cosecha había dado unos nuevos frutos verdes.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.