Política |

Agricultor asegura no haber cosechado nada tras 7 años de su siembra

Un 5 de marzo de hace siete años, una misteriosa figura apareció en una pequeña casa de los llanos venezolanos y le entregó al agricultor José Silva una semilla. No le dijo qué fruto traería, pero le aseguró que le brindaría éxito y prosperidad. El enigmático personaje desapareció, pero Silva cumplió su palabra y enterró la semilla en el patio de su ya moribunda finca en el estado Guárico. Sin embargo, han pasado los años y la planta no ha dado frutos sino todo lo contrario. La tierra alrededor del arbusto se secó, todas las plantas cercanas murieron y una gran parte de la fauna del lugar escapó.

Plagas, sequías y diluvios no han dejado que la planta eche sino un triste tallo que no se compara a las abundantes promesas de quien le hizo el regalo. “Yo sí he peleado bolas con esa mata, oyó. Las cosas estaban mal en esta finca, ya no era ni el recuerdo de lo que fue; pero desde que sembré la semilla esa, me ha pasado de todo. Invadieron la finca, me quedé sin repuestos para los equipos, desaparecieron los insumos para poder trabajar, unos paramilitares tomaron parte del terreno, me construyeron al lado una pista donde salen avionetas con quién sabe qué y hasta sin luz me quedé. Por un tiempo creí que si le cantaba a la planta, la fertilizaba o le ponía velitas quizá sacaba algo. Pero nada. Nunca me había costado tanto conseguir un fruto. Incluso me convertí en abuelo y sigo esperando a que por lo menos saque una hojita, pero ni eso. Yo creo que esa semilla estaba maldita, era mejor nunca haberla sembrado. Desde que está ahí la planta, me divorcié, quedé en la ruina y todo el mundo que vivía en la finca se fue. Hasta los perros que andaban por acá se escaparon”, exclamó José quién intentó eliminar la planta de raíz, pero un grupo de delincuentes que la protegen, no lo dejaron arrancarla.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.