Breves Nacionales |

Empleado del Saime añora la época cuando maltrataba a personas todos los días

Eduardo Correa es un empleado del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería, también conocido como «Saime» o «una de las peores diligencias burocráticas que tienes que hacer», dependiendo del día. A pesar de la apertura de ciertos negocios como peluquerías, talleres y moteles, el sector ministerial sigue sin ser incluido en la flexibilización de la cuarentena, lo que hace que Correa recuerde con nostalgia aquellos días en los que —por cualquier razón— maltrataba a los ciudadanos que atendía en su taquilla.

Correa —quien se jacta de ser “la mezcla perfecta entre incompetencia y sadismo que los usuarios del Saime de La Urbina necesitan”— nos contó que sufre de depresión por no poder estar trabajando: «No sé cómo empezar a describir lo felices que eran mis días cuando atendía por allá. Claro, no sé si atender es la palabra correcta, ciudadano; pero hay cien mil otras cosas más que no sé y todavía me pagan por hacerlas. Todos los días yo mismo me ponía un autoreto, como quien dice. ‘Hoy me voy a inventar que falta original y fotocopia en sepia del acta de matrimonio de los bisabuelos maternos’, cosas así pues, solo para verle la cara de confusión y de arrechera a la gente. ¡Tú no sabes cómo eso me llena! Y bueno, no eran las personas solamente, a algunos gestores los agarraba de sopita  y les decía que se tenían que bajar de la mula para ver si yo podía hablar con un superior. ¡Qué superior ni que nada, chico! Lo hacía jodiendo pues, un chiste como quien dice, per se. Ahora lo que me queda son solo memorias de esos grandes días, y los pasaportes que me traje a la casa como en el 2015 y que dije que se habían perdido» concluyó Correa, quien se unió al resto de los venezolanos que piden al gobierno que abran el ministerio.

cargando...

Recibe cada semana contenido exclusivo que las autoridades del SEBIN sueñan con tener.