Nacionales |

Caraqueños sacrifican y beben sangre de gocho que dijo: “El Ávila no es la gran vaina”

Los cuerpos policiales del CICPC cerraron el acceso a la Plaza Altamira luego de que, en una ceremonia inédita, un grupo de caraqueños se reuniera en el obelisco para realizar el sacrificio de un gocho que dijo: “El Ávila no es la gran vaina”. Según las autoridades, luego de escuchar esa incómoda frase los capitalinos abordaron al hombre, lo mataron, bebieron su sangre y ofrecieron su cuerpo a los piedreros de Sabas Nieves.

Carla Prieto, Jefa de ceremonia del impactante evento, describió cómo se organizó la sociedad caraqueña para acabar con el joven gocho. “Me encontraba yo regresando de la Plaza de los Museos, viendo a los niños jugar, viviendo una experiencia caraqueña, cuando escucho en la lejanía a un gocho que viene y dice ‘El Ávila no es la gran vaina’. No tuve más opción que sacar mi cencerro y gritar ‘¡TRAIDOR, TRAIDOR!’ ¿Qué se cree ese gocho maldito? Ay sí, como ellos tienen su Pico Bolívar y su teleférico se juran la gran vaina. ¿Eso es en Mérida? Ah, esa es la misma gente que usa ponchos y son rosados.”

“Como te iba diciendo, entonces sin distinción política o social, nos organizamos un grupo de doscientos caraqueños y cargamos al gocho ese hasta el obelisco de la Plaza Altamira. Allí hicimos una fogata improvisada, desempolvamos los tambores y le cortamos el estómago mientras gritaba y rogaba por su vida. A pesar de sus súplicas, igualito lo matamos y bebimos de su sangre mientras comíamos un pan aliñado buenísimo que vende la señora de la esquina. Al terminar la noche, lanzamos los restos a la Cota Mil donde el ecosistema de piedreros se alimentó de los restos. Lo más importante es que dejamos claro nuestro mensaje: Con mi Ávila no se metan o nos convertimos en seres prehistóricos.” Finalizó la señora Prieto, mientras aseguraba que los caraqueños tienen un acento neutro.

cargando...