Nacionales |

Temblor hace que funcionario chavista se arrepienta de todo, pero 3 segundos después vuelve a robar

¿Conoces la clásica escena cliché de las comedias, en la que alguien dice que nada puede estar peor y luego sucede algo terrible? Bueno, hoy tembló en Caracas. El imprudente movimiento de placas tectónicas ocasionó que Johnny Piñango, un alto funcionario del Gobierno, temeroso de la ira divina, se sintiera arrepentido por un instante de todo los guisos que ha hecho; sin embargo, tan solo 3 segundos después ya estaba de vuelta a las andanzas.

Alejandro Pérez, asistente-jalabola-testaferro del alto funcionario, nos dio unas declaraciones sobre su impresión respecto al brevísimo instante de arrepentimiento: “Esta mañana estábamos haciendo lo usual, mariqueras del día a día, como pesar billetes y esas cosas, cuando de repente vemos que todo lo que estaba colgando comenzó a moverse como loco: la espada de Bolívar, el cuadro del Comandante Intergaláctico Supremo, las llaves de la avioneta, toda vaina moviéndose. Coño, nos cagamos, no te lo voy a negar; pero lo de Johhny fue el colmo: empezó a gritar al cielo que se arrepentía de todos los guisos que hizo, de los contratos para comprar en España las lacrimógenas, los negocios con Odebretch, de los whiskys y las prepago en La Orchila con los chinos e incluso pidió perdón por la vez que le halagó un peinado a Tibisay. Pero ese arrepentimiento no le duró un carajo; porque tres segundos después, cuando se dio cuenta que nada le iba a pasar, agarró la Montblanc y firmó una licitación de unos “containers” con unas “medicinas” que “va a traer” a “precio solidario” para “atender la crisis de salud” que nos va a dejar una buena pelota de real” sentenció Pérez, quien manifestó que lo más fastidioso de la tembladera va a ser tener que dormir con los Ferragamo puestos por si acaso hay que salir corriendo.

cargando...