Destacada Nacionales |

Los nuevos conceptos económicos venezolanos

economía

En vista de la crisis económica que afronta el país, decidimos poner al alcance de todos algunos términos técnicos que esperamos ayuden a nuestros lectores a comprender la situación actual. Agradezcan a Un Tipo Serio por la idea original.

– Ahorro: No es esa práctica sana que los expertos recomiendan en cualquier país normal. Ahorrar en nuestro país es el equivalente a dispararse en un pie, con una bazuca.

– Acaparamiento: No es comprar una margarina de más por si acaso. Es comprar 4 margarinas diarias cada vez que se pueda, a pesar de que en la casa ya hay un closet que solo funciona como almacén de margarinas. Es un comportamiento compulsivo causado por el terror al hambre.

– CADIVI: No es algo bueno para la economía. Es un vicio capitalista, nefasto, que heredamos de… ay mira, conseguí pasaje para Miami ¡Qué bonito, qué bello, qué bonito!

– Clave: No es el código secreto que protege tu cuenta bancaria. Es lo que gritan las cajeras cuando se equivocan pasando un producto, haciendo que la ya interminable cola sienta infinita su espera.

– Cola: No es el accesorio que llevan las niñas en el cabello. Es aquello que aparta a las personas de sus fuentes de empleo durante horas para ver si otra persona que se fugó de su trabajo dejó algo para ti.

– Costos de reposición: No es lo que cuesta comprar una “reposición”. Es la razón por la cual no podrás comprar ese televisor que no conseguiste en diciembre.

– Deuda: No es una platica que debes, no. Es el billete que vas a tener que pagar en enero por andar comprando lavadoras y secadoras que en verdad no necesitabas.

– Dólar: Ver Lechuga.

– Especulación: No significa retener o esconder una mercancía para disminuir artificialmente su oferta, y que esto repercuta en un aumento de precios. No. Es algo malo, malísimo, que hacen los coños de madre capitalistas para socavar las bases del proceso. Si no lo entiendes, imagínate algo así como lo que hace la OPEP con los precios del petróleo.

– Guerra económica: No es una guerra que salió barata. Es una medida tomada por los empresarios para arruinar a sus propias empresas vendiendo menos productos sólo para darle una excusa a Maduro para esconder la ineficiencia de su gestión.

– Inflación: No es lo que le sucede a los padres cuando consumen caraotas. Es el resultado de querer tener a la gente feliz imprimiéndoles billetes de monopolio para que jueguen a tener dinero.

– Lechuga: No es una hortaliza, base para cualquier ensalada. Es el nombre código que usa la gente para creer que nadie se da cuenta que están hablando del dólar, aunque en verdad todos están entendiendo.

– No Hay: No es que no hay, es que en verdad… no, mentira. Sí es exactamente eso.

– Precio Justo: No es algo definido por la ley de la oferta y la demanda. Es algo definido por la ley Habilitante, pero que hace que la gente se lance a todas las tiendas a comprar lo que haya.

– Saqueo: No es la apropiación violenta e indebida de bienes por los que ni siquiera se han pagado. Es algo más bonito, algo que implica justicia distributiva, que soñó Bolívar en su Carta de Jamaica. Claro, es bonito cuando lo que saquean no es tuyo; si es tuyo entonces es una mierda y representa para ti, básicamente, una bancarrota.

relacionadaeconomia

cargando...