Nacionales |

Aprobado juicio a Maduro: ¿y ahora qué?; por un viejo loco

allup-milagro

Venezuela vive uno de los momentos más convulsionados de su historia política republicana, y lamentablemente es más lo incierto que lo que se sabe en realidad. Una vez que la Asamblea Nacional aprobó el juicio político contra el presidente Nicolás Maduro, ¿qué viene ahora? ¿Qué nos depara el futuro a corto, mediano y largo plazo? ¿Cómo moverán sus fichas ambos polos? ¿Y después de eso, qué puede hacerse? ¿Cómo nos afecta todo esto? ¿Cuál es el récord de preguntas que pueden ponerse en el encabezado de un artículo? ¿Ya lo batí? ¿No?

La verdad verdadera: toca esperar

En el intercambio que pude hacer ayer durante el cuarto de hora que le dan a los pasantes para almorzar en El Chigüire Bipolar, y justo antes de que empezaran a contar un chisme sobre el tipo de la oficina que embarazó a una muchacha 20 años más joven que él, varios colegas me comentaron que no tiene ni sentido hablar del juicio político aún. Unos porque creen que las siestas de Maduro coinciden con las sesiones de la AN; otros porque están seguros que el juicio va a ser un fastidio, con el presidente interrumpiéndolo cada media hora para tomarse un Toddy y otros, lo más serios, simplemente creen que esto es una dictadura y ya.

La verdad verdadera, la más pura verdaíta, es que aún tenemos que esperar, y quien les diga lo contrario es un mentiroso. O un politólogo especializado con postgrados y doctorados en el extranjero, pero los dos que aún quedan en el país están manejando taxi, y lo hacen en el turno nocturno.

Yo no soy ni mentiroso ni politólogo, pero quiero llenar estas cuartillas con 2000 caracteres lo más rápido posible y salir para mi casa antes que salgan los malandros, así que les pondré aquí mi opinión bipolar e irresponsable. Para tratar de pegar alguna predicción, como Luis Vicente León, voy a darles tres escenarios posibles y haciendo esto abarcar todo lo posible, lo imposible e incluso lo milagroso, y así quedar como un experto: el primero y más utópico de estos tres escenarios es que la fuerza de los ciudadanos en la calle genere un arcoiris luminoso que emane desde nuestros corazones y haga que Nicolás solo —y por su propia voluntad— vaya a juicio y renuncie. Si eso pasa, quizás la vinotinto clasifique a un Mundial, La Guaira gane un campeonato y Pedro Carreño más nunca se ponga el paltó que usó hoy. Pero bueno, ese es el escenario cuasi imposible.

En el segundo escenario, el probable, las cosas serán muy distintas, pues el máximo mandatario dirá: “¿Juicio? ¿Qué es la Asamblea? ¿Eso que voy a disolver?” y solo se dedicará a continuar desconociendo al poder legislativo hasta que el diputado oficialista, Diosdado Cabello, se convierta de una vez por todas en un transformer y destruya lo que queda de Venezuela. Excepto su bóveda subterránea, que está reforzada por cabillas de titanio y tungsteno y tiene paredes de hormigón de tres metros de ancho.

Sin embargo, el escenario más realista es el tercero, en el cual simplemente toca esperar. Seguir esperando, mejor dicho. Como ya llevamos años haciendo. Esperando a lo mejor descubrimos que la novia del viejo este tiene apenas dos días de retraso, y todo es una falsa alarma. Además, seguro ese niño ni siquiera es de él. Ese señor yo creo es infértil. ¿Quién sabe? Ni que uno fuera adivino para saber cómo serán las cosas en el futuro. No sé, esto es El Chigüire Bipolar, no Misterpopó, yo no soy charlatan, escribo sátira que es otra cosa. Pero bueno, tampoco es que hay que ser Madame Kalalú para estar seguro de que a esto ahora es que le falta.

cargando...