Destacada Gente |

Caracas cumple 446 años haciendo creer a todos que es una ciudad

Caracas

Caracas, la capital venezolana, celebra hoy un nuevo aniversario de su mayor mentira: cumple 446 años haciéndole creer a todos que es una ciudad de verdad verdad.

Hoy bien temprano le abrimos la jaula a nuestro pasante subpagado, para pedirle que fuera a lavarnos el carro en los chorritos de la Cota Mil. Buscando un sitio adonde hacer pipí, encontró, un pequeño hueco en el cerro El Ávila por donde se puede hablar con Caracas. La voz cavernosa asustó por completo a nuestro pasante, lo que lo hizo orinarse el pantalón. “¡Epa, pajarito, apunta el chorro para allá, que salpicas!”. Al darse cuenta que era la mismísima ciudad la que le hablaba, su instinto periodístico le hizo descubrir el potencial para una conversación. “Dale, hablemos; pero calladito. Ven para acá, que no puedo hablar muy alto, sino me descubren. Pues sí, ya son 446 años haciéndole creer a todos que soy una ciudad y no un terreno donde se amuñuña gente. Desde mis comienzos siempre fui rara, sin mucha identidad, me trataban de convertir en algo parecido a otras ciudades. Pero en fin, llegamos hasta 2013 y no sé como he logrado mantener esa mentira tanto tiempo. ¿Cómo voy a ser yo una ciudad de verdad? ¡Pero por favor, date cuenta! No tengo un sistema de transporte decente, no estoy planificada, nadie puede andar en la calle en la noche, la gente siempre está hostil, paranoica y solo tuve ciclovía una vez en Chacao, aunque no era una ciclovía en verdad sino un rayón que hicieron en la calle. Ah, y parques, olvídalo. En el mundo de las ciudades, estoy más o menos en el mismo nivel de Higuerote. Pssst, ni siquiera una construcción que destaque tengo. Con decirte que mi símbolo es un cerro; ¡una cosa que estaba allí desde miles de años antes de que me hicieran el primer rancho!” comentó Caracas mientras se sonrojaba por una fugaz crecida del río Guaire.

Reconocer todo esto no privó a la mal llamada ciudad de Caracas de darnos su opinión sobre la actitud de sus habitantes, que se creen superiores al resto del país. “Caracas es Caracas y lo demás es monte y culebra. Esa frase la inventé yo hace 440 años, pero es que en aquella época era verdad. Lo que pasa es que los caraqueños se mojonearon luego y luego creyeron que yo era la capital del mundo. Ni hablar de los años 60, cuando todos creían que vivían en Arabia Saudita, pero ahora debería darles penita, ¿no crees?. Ya hay otras ciudades con más calidad de vida en el país, con menos delincuencia y donde no te matan por mirar mal a alguien. Pero eso sí, yo tengo es el billete. Cada vez menos, pero lo monopolizo” manifestó Caracas al momento de cerrar su portal de comunicación porque se estaban acercando dos piedreros que iban a satisfacer sus deseos carnales.

link_interior_del_pais

cargando...