Breves Gente |

Santero le monta un amarre al Internet de su casa

José Miguel Porras, un joven babalaó de 26 años, prendió y apagó el router de su casa, borró los DNS y le pidió arrodillado al modem para que no siguiera fallando. Pero al no tener otra opción, tuvo que recurrir a sus conocimientos sobrenaturales y montarle un amarre al Internet de su casa para que nunca se vaya.

Nuestro pasante subpagado, quien es materia, pudo conversar con José Miguel sobre el amarre. “Oye, varón, el Internet en la casa ya me cansó. Uno no puede estar en Youtube viendo cómo andar en moto sin ensuciar la ropa blanca o averiguar la mejor manera de robar huesos de un cementerio y que esa vaina se caiga a cada rato. Así que le monté un amarre como el que se les hace a las parejas pa’ que ese Internet no se me vaya. Solo tuve que prender unas velas de eucalipto, pintarme la boca con labial rojo, besar el modem y meterlo en la gaveta de mi ropa interior y listo. Espero que con esto y el favor de Oshún el Internet no se me vaya más nunca” comentó José Miguel mientras le decía a nuestro pasante que por primera vez en su vida los caracoles no decían nada.

cargando...