Nacionales |

El día que nuestros libertadores simularon pelearse para que tuviésemos un día libre

Hoy se celebran 191 años de la Batalla de Carabobo, día en el que los independentistas venezolanos dirigidos por Simón Bolívar triunfaron sobre las tropas del Reino de España. Hace casi doscientos años las tropas criollas simularon, con la anuencia de los españoles, librar una sangrienta batalla con la única intención de que cientos de años después nosotros pudiéramos tener un día libre, agarrar un puente o, en su defecto, disfrutar de una cadena. A continuación la verdadera historia de la Batalla de Carabobo.

Recientemente miembros de la Academia Nacional de la Historia pudieron demostrar que desde el siglo XVII se celebraba el 24 de junio, en todo el país, el día de San Gabriel, día que la Corona daba como feriado. Sin embargo, de acuerdo a un escrito inédito del historiador Bernabé Cabeza de Vaca, el marcado carácter antiimperialista de Simón Bolívar, sumado a la falta de educación de la época (todos pronunciaban “san Grabiel”) llevó a los grandes pensadores y politicos de la época a la necesidad de crear un nuevo día feriado. Por lo menos uno que fuera bien pronunciado.

Fue el ingenio de Gregorio McGregor, edecán del Libertador, quien dio con una solución que fuera atractiva para todos: una batalla en un peladero de chivos (alejado del fastidioso escrutinio de la prensa) que, según sus propias palabras, “será recordada por siempre”. Esta idea fue del agrado de patriotas y realistas, que aprovecharon la ocasión para irse de puente a Playa el Agua.

Los primeros rumores fueron, sin embargo, poco creíbles. La “Agencia Bolivariana de Noticias Que Tardan Quejode en Llegar” comenzó una campaña mediática para denunciar que la Corona española había recibido financiamiento de la CIA, mientras que España acusó al Ejército Libertador de estar encompinchado con Irán para poner puntas de uranio en las lanzas de Páez.

Como el público pareció cansarse pronto de las aparentes mentiras, las autoridades de la época pidieron un préstamo al Fondo Monetario Internacional para levantar un arco en la sabana de Carabobo, que sirviera para borrar las dudas sobre “tan importante batalla” y para que los que iban a comprar cachapas y chicharrón supieran donde dar la vuelta.

Ésta es la verdadera historia de la Batalla de Carabobo.

cargando...