destacadas home Gente |

Jesús se manifiesta en tostada de pan, pero señora no se da cuenta y se lo come

Según reportes desde la ciudad de Mérida, la señora Marisa Yépez, ama de casa, comió una tostada de pan, sin notar que en ella se había manifestado la imagen de Jesucristo

Logramos contactarnos vía Skype con El Cordero de Dios, como se hace llamar Jesús, y nos expresó su molestia ante el incidente: “Mira, uno de verdad se esfuerza, porque no es fácil. Todo el tiempo hay una gente quejándose, que si tenemos hambre, que si no podemos caminar, que mate a aquel desgraciado, que si yo no los escucho. Bueno, yo dije, vamos a hacer un milagro pues, mi regreso, a lo Ilan Cheester, para que sepan que ando pendiente. Entonces elegí a la señora Marisa porque la gente con demasiado poder se me pone ladilla y me pide que le pague por hacerme publicidad. En fin, yo me aparezco en la tostada: bien apuesto, con mi barba y hasta con mi coronita. Yo, con una emoción desbordante. ¡Al fin, este es mi regreso triunfal! Me saca de la tostadora, me pone en el plato, y de la nada ¡ZAS! La señora me desayuna”.

Uno de los ángeles encargados de las Relaciones Públicas del Cielo, aclaró la raíz del problema: “Después de la cancelación de Ocurrió Así, todo se vino palo abajo. Las personas ahora se meten en YouTube a ver gatos todo el santo día, ya no andan pendientes de las escarchas que dejan las vírgenes por ahí o de si los lunares extraños en sus cuerpos tienen formas místicas. La otra vez lanzamos una imagen de Jesús en el ano de un perro… pero nada, sólo logramos salir en La Patilla. Para ser sincero, extraño los buenos tiempos, cuando todos eran unos campesinos analfabetas, les mandabas unas zanahorias en forma de la Virgen María y tripeaban por días.”

Por su lado la señora Marisa asegura que el evento no hubiera ocurrido si no sufriera de cataratas. “Ah, la bella venganza ¿No? ¿Sabes cuántas veces le pedí a Cristo que me curara los ojos? ¡Como tres veces! Sé que no es mucho, pero así es la vida, mi amor. Yo saqué esa tostada y como no veo casi nada, me la comí y ni me enteré que tenía la figura de Jesús, hasta me la comí con ricota, estaba particularmente sabrosa; me imagino que es el poder divino”.

cargando...