Política |

Maduro inicia diálogo con amigos imaginarios y estos se paran de la mesa

Imaginario

A raíz del estancamiento del proceso de diálogo entre el gobierno y la oposición, el Presidente de la República, Nicolás Maduro, ha dado inicio a una nueva etapa de conversaciones para las cuales invitó a sus amigos imaginarios.

“Nadie ni nada va a detener a Venezuela, invité hoy a mis amigos imaginarios, para compartir esta linda oportunidad de hablar, de escuchar opiniones e ignorarlas. Qué bella es la amistad, ¿verdad? Yo siempre lo he dicho. Así que le doy la bienvenida a Futano, el robot blanco, mi amigo con el que jugaba carritos cuando tenía 5 años. A Fugo, que es un payaso francés. El y yo pasábamos horas encerrados en un closet, cuando era joven, rebelde. Oíamos música con un walkman. Qué casualidad que se llamara Fugo, se los juro. Yo llegué a querer mucho a Fugo, así como quise y quiero a Chávez, el Gigante. También le doy la bienvenida a Anacleto, el es como un muñeco de carne, por eso era quien me asesoraba para vestirme, es el mejor asesor de imagen imaginario que pueda haber en el mundo; yo le preguntaba “¿Esto, Anacleto?” y él me decía si me quedaba bien o no. El bigote me lo dejé por recomendación de Anacleto” comentó Maduro como introducción al diálogo.

“Invité hoy a mis amigos imaginarios, para compartir esta linda oportunidad de hablar, de escuchar opiniones e ignorarlas”

— Nicolás Maduro

Al ser cuestionado por sus amigos imaginarios que se encuentran en prisión, por los cuales los asistentes abogaban, Maduro prosiguió “Yo celebro la amistad, pero la verdadera, la que no te juzga por tus terribles decisiones, como reprimir, ignorar voluntariamente y menospreciar a los que piensan distinto a ti. Esa es la amistad que yo propugno, la de ustedes amigos. Ustedes si me van a oír sin quejarse ni preguntar por estudiantes detenidos, ni decir nada que no me guste. Esa es la base del diálogo, hacer lo que el otro diga.”

Luego de escuchar durante 4 horas anécdotas similares, los amigos imaginarios del Presidente, entre ellos un monstruo azul, Michael Jackson niño y una dama francesa de 1860, comenzaron a abandonarlo, aprovechando la invisibilidad que los caracteriza. Gracias a un absurdo proceso de abstracción, logramos conversar con Anacleto, quien manifestó desconocer todo lo que ha cambiado el presidente. “No es por lo gordo que se ha puesto, ni por esas chaquetas que se pone, que lo hacen ver como una hallaquita mal amarrada. No. Es que ahora habla y ni siquiera respira, no lo deja conversar a uno. Se ha convertido en una verdadera ladilla” dijo Anacleto, o al menos eso creímos escucharle.

cargando...