Destacada Política |

Señora incómoda por visita de Capriles y Maduro al mismo tiempo

Nico_capriles_3

La señora Gloria Paredes, habitante de Morón, estado Carabobo, confesó haberse sentido sumamente incómoda este miércoles pasado, cuando su casa fue visitada simultáneamente por los candidatos presidenciales Henrique Capriles y Nicolás Maduro.

Un silencio casi fúnebre invadió el hogar de la señora Paredes, mientras Capriles, Maduro y ella se encontraban en la sala de la casa, sentados en unas sillas de rattan, viéndose incómodamente. “¿Nadie va a decir nada? Bueno, me tocará a mi romper el hielo: ¿no quieren un cafecito o algo?” exclamó nerviosa la señora Gloria, en un intento desesperado por sacar la situación adelante. En vista a la negativa a hablar de ambos contendientes, la señora Gloria asomó la cabeza por la ventana y comenzó a llamar a sus vecinas: “Venga, Mariana, asómese para que vea a los candidatos: Maduro sí es gordísimo como en la televisión. Capriles tiene cara de niñito, y si yo fuera su mamá, lo llevara arrastrado de la oreja a la barbería para que le echen una peluqueada. Ur-gen-te. Le quitara esa chaqueta y esa gorra, le compraría una camisita más decente. Pero bueno… ejem… ¿Van a seguir sin hablar? ¿Nadie me va a ofrecer una lavadora, un trabajito, nada? No se van a quedar ahí todo el día ahí mirándose… miren que tengo que ir al patio a planchar en un rato y no puedo dejar a dos desconocidos dentro de la casa. ¡Hablen, pues, carajo!”

Luego de casi 20 minutos de silencio absoluto, los habitantes de Morón se acercaron al hogar de la señora Paredes para exigir un debate presidencial. “¡Morón exige debate!” gritaba la multitud a las afueras la pequeña casa. Incluso Radio Rumba 103, la emisora local, se ofreció para moderar un eventual debate. Pero los clamores del pueblo no fueron escuchados: los candidatos continuaron sentados, viendo el humilde suelo de cemento pulido, hasta que inesperadamente, un helicóptero de las Fuerzas Armadas apareció en el lugar y se llevó al candidato Maduro para la inauguración de un banquito de concreto en la ciudad de Valencia. A Capriles no le quedó más remedio que pararse e irse a otro lado.

link_cne_cambia_por_error

cargando...