Destacada Sucesos |

CICPC investiga caso de señor que salió de agencia bancaria y no lo robaron

Bnaco

Voceros del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas anunciaron hoy que abrieron una averiguación para determinar qué existe detrás del sospechoso caso de Rubén Jiménez, un señor de 47 años que retiró 45.000 bolívares en una agencia bancaria del este de Caracas y no fue robado.

“Obviamente no puedo decirles mucho al respecto, porque esto se encuentra en la fase de sumario. Se están haciendo experticias; interrogando a los involucrados y recabándose toda la información de interés criminalístico. Pero sí, esto es sumamente sospechoso, presuntamente sospechoso. ¿Alguien va al banco, retira una fuerte suma y no es robado? ¿No lo marca nadie, no hay complicidad interna ni motorizados esperándolo afuera? A mí me huele no solo a gato encerrado; esto me huele a cangrejo” afirmó el detective Pedro Pacheco Flores, encargado de la investigación por parte del CICPC. “Vamos a emitir una citación, vamos a hacer venir a este ciudadano Jiménez porque tiene mucho que explicarnos. Queremos llegar al fondo de esto”.

Entrevistamos al señor Jiménez, quien manifestó estar dispuesto a cooperar con la averiguación. “Por supuesto que yo estaba cagado. Le pasé la planilla de depósito al cajero del banco y me le quedé viendo a los ojos, fijamente, diciéndole en silencio ‘coño de tu madre, yo sé que me estás jodiendo. En lo que me voltee le vas a pasar el pitazo a tus compinches’. El tipo me preguntó si quería billetes de alta denominación y le dije que me daba lo mismo, que yo sabía que igual afuera iban a estar esperándome para asesinarme. Le pedí un sobre y me dio uno bien grandote, de los manila extraoficio, como para que me costara aún más escondérmelo” comentó el señor Jiménez, quien aún no podía creer su propio relato. “Antes de salir de la agencia, doblé el sobre y me lo metí en el interior; y volteé una vez más para detallar bien al cajero, por aquello del retrato hablado. Recé un rosario y 10 Ave María, me encomendé a José Gregorio, a mi Vallita, a los Santos Malandros y a todos los ángeles, arcángeles, serafines, tronos y denominaciones. Llamé a mi mujer y le dije que la amaba, que muchas gracias por todos los años de buena vida y que la veía en el cielo. Que sí, que me guardara un añito de luto y después podía casarse con quien quisiera. Y salí. Caminé chorreado. Cuando ya llevaba una cuadra fue que medio pude aflojar el culo, pero lo volví a apretar, esperando oír en cualquier momento el disparo. A la segunda cuadra, pensé que como que me salvaba. Y ya ves, llegué al Metro, me subí, me vine a la oficina y entregué la plata de la nómina. ¿Sospechoso? A mí también me pareció rarísimo. Que me investiguen, capaz termino siendo yo culpable de algo”.

link_banco_venezuela_secuestros

cargando...