Política |

¿Se imaginan que dijéramos que a los sobrinos de un Presidente les dieron 18 años de cárcel por narcotráfico?

Para este texto, necesitamos que dejes de hacer lo que sea que estés haciendo y nos prestes toda la atención posible. Sí, tranquilo: ponle pausa a Pornhub, eso no se va a ir para ningún lado. ¿Ya?

Necesitamos ahora que respires profundo y permitas a tu mente fluir lo más libremente posible. Advertido: este texto requiere una imaginación fértil, poderosa. Como de partidario del gobierno.

¿Listo, ahora sí?

Imagina ahora un país cualquiera, no sé, en cualquier rincón del mundo. Si quieres puedes ponerle un nombre ficticio, en aras de mantener este ejercicio bien creativo. No sé, puedes ponerle Narquia. Como la película, pero cambiándole una letrica.

Ahora, Narquia podrá ser un país imaginario, pero hasta los países imaginarios necesitan un Presidente. Un presidente con familiares, tíos, hijos, nietos, sobrinos, primos. Como cualquier persona normal y corriente. Solo que este es un Presidente y no un zapatero o un doctor. Un Presidente.

Ahora imagínate que alguno de estos familiares abusara un poquito de sus conexiones y consiguiera un pasaporte diplomático. Sí, es una exageración, porque cualquiera podría pedir su pasaporte por las vías normales y ya. Pero bueno, este caso ficticio no es así, así que los familiares consiguieron un pasaporte diplomático. Difícil de creer, pero bueno, El Principito también es difícil de creer. ¿Quien coño va a creer que un príncipe va a vivir pasando trabajo en un asteroide desolado en vez de estar rodeado de lujos en un castillo?

¿Seguimos? Bueno, estos familiares deciden abusar un poquito más y usar sus influencias con el poder para dedicarse a transportar drogas de Narquia a otros países. ¡Y vaya usted a saber cuántas veces lo hicieron! Hasta que un día, en alguno de estos países, los agarraron con las manos en la masa. Imagínate eso: les llega la policía y los atrapan. Dicen “¿tú no sabes quién soy yo?”, pero los agentes no les entienden ni una palabra porque hablan otro idioma. Y después los llevan a un tribunal, y el juez les mete 18 años de cárcel. ¿Te imaginas? ¿No? ¿No puedes? ¡Vamos, métele cabeza, métele la misma imaginación que le metes a preparar una cena con las dos mariqueras que se consiguen en el mercado! Está difícil de imaginar, ¿no?

Está bien, sabemos que imaginarse un escenario así es imposible, que vas a leer estas líneas y creer que ya rompimos todos los límites de la ficción. Pero nos gustaría creer que tú tienes un cerebro prodigioso, capaz de desafiar cualquier límite, de volar, de asociar las ideas más absurdas en un panorama fantástico. Así que por eso insistiré, lo voy a intentar una vez más: imagínate un presidente de un país, un cargo que implica no sé, por lo mínimo, cierto respeto a las leyes, con unos familiares cercanos presos porque intentaron meter drogas en algún otro país. ¿Ahora sí te lo estás imaginando? ¡Uy, que los agarren y que los lleven a un juicio! ¡Te imaginas un juicio, en el que aquel presidente no pueda sobornar jueces o amenazar abogados! ¿Qué loco, no?

Si te estás sintiendo mareado, podemos parar. Tampoco queremos que te vaya a dar una vaina. No vale la pena un daño cerebral por un simple ejercicio de ficción, por una cosa que es imposible que pase en la vida real. Además, no hay medicinas.

cargando...