Destacada Nacionales |

Zulia se independiza, compra planta vergataria e ingresa al G8

En un acto solemne llevado a cabo en la venta de arepas de Omar, un grupo de notables maracuchos decidieron proclamar la independencia del Estado Zulia, cansados del centralismo asfixiante y luego de haber sufrido uno de los peores apagones de su historia.

De inmediato, el autoproclamado sultán del Emirato Árabe Unido del Zulia, Hermógenes I, nombró a una comisión cuya misión fue comprar, cuanto antes, una planta eléctrica mollejúa, que les permitiera reactivar de inmediato tres industrias básicas para ese estado: la petrolera, la del aire acondicionado y la de fabricación de hielo. “Gracias al desgobierno del mardito desgraciao este, que ni lo voy a nombrar porque se me revuerve el Montiel, la producción de petróleo cayó en un 40%. Pero lo de ayer y hoy si es el colmo. Mirá como está Maracaibo, ve: 46 grados a la sombra y ni un abanico prendío. No chico, ahora si se jodió Caracas y toda verga. Nos independizamos. ¡El Zulia pa’ los zulianos, y Venezuela que se vaya pa’l cebillo!” gritó Hermógenes I, después de tomar un sorbo de una cerveza Regional.

Las proyecciones económicas de la recién creada nación le aseguran rápidamente un puesto en el Mercosur y en el Grupo del los Ocho, un conjunto de países industrializados del mundo cuyo peso político, económico y militar es muy relevante a escala global. “Mirá, el Zulia se mamó de tanto centralismo. Con esta planta vergataria que vamos a comprar, ponemos a rodar finito los aires acondicionados y en un mes vais a ver como, con el favor de la Chinita, entramos en el G8. Van a tener que llamar a esa verga el G9 o algo más mamarro” dijo Julito Chourio, recién estrenado canciller del Zulia. “Eso sí: vamos a tener que cerrar la frontera con Venezuela, volá el puente pa’l coño o algo así, porque tememos que vaya a haber una oleada de refugiados viniendo de Caracas y del resto de Venezuela. ¡Visa les vamos a pedir, pa’ que se la cepillen!”.

Carlitos Urdaneta, ministro de Cultura y Deportes del Zulia, afirmó que desde ya aspiran a grandes cosas. “¡Ah pues, vos creéis que te estoy hablando verga… vamos a tener equipo propio par Mundial, vamos a organizar una verga de esas y todo. ¡Si ya estoy viendo la final del mundial 2026 en el Pachencho y se me espeluca toda verga!”.

Aparte de la compra del generador eléctrico, nuestro pasante subpagado pudo descubrir, gracias a un ingenioso disfraz de maracucho, algunos de los primeros decretos que habría promulgado el nuevo país, como son la apertura de una embajada en Maicao, la construcción de cinco puentes más sobre el lago, pedirle a Barrio Obrero que grabe la Gaita Nacional del Zulia y la construcción de un hotel nueve estrellas flotante en forma de patacón.

cargando...