Top |

TOP10: Cosas que Snowden no podrá hacer en Venezuela

snowden_header

Ante los rumores de la posible llegada del espía norteamericano Edward Snowden, preparamos una lista de las cosas que no podrá realizar en territorio venezolano.

Hablar por teléfono: O mejor dicho: Snowden, nuestro “eventual ilustre visitante”, sí va a poder hablar por teléfono; pero bueno, con cuidadito. Él podrá hablar de algunas cosas, ¿me explico? ¿Ah, no? Bueno: él podrá usar el teléfono para pedir una pizza, por ejemplo. O comida china. Pero eso sí, cuidando en extremo lo que vaya a pedir. No vaya a decir Chop Suey, por ejemplo; porque la gente del SEBIN puede confundir “Chop Suey” con “Que despeguen los aviones ahora, arrasen Miraflores, y que viva la oposición” y pueda terminar ese pobre hobre metido en un paquete.

Ver videos de Youtube en HD: Snowden siempre disfrutaba de sus videos de gaticos y bebés en la gloria de la resolución 720p. En Venezuela, por obvias razones, no podrá sino acostumbrarse a ver todo en 360p cuando tiene suerte y a 144p cuando le toque trabajar en hora pico.

Darle más de dos vuelticas a la mano con el papel tualé: Sabemos que el señor Snowden viene de pasar roncha por haber dormido unos diez días en un aeropuerto; pero bueno, debe saber que eso puede ser considerado un lujo al lado de lo que le espera. ¿Que tuvo que bañarse en un lavamanos? Esa experiencia probablemente le sea útil para sobrevivir aquí. Eso sí: esa maña capitalista de darle 6, 7, 8 vueltas a la mano con el papel higiénico, a la hora de hacer sus necesidades, es mejor que se la vaya quitando. Puede terminar siendo acusado de aburguesamiento. ¿Qué como lo vamos a saber? Mejor que el señor Snowden no pregunte ciertas cosas. Digamos, para no entrar en detalles, que “las paredes tienen ojos”

Ser pobre: A pesar de ser una popular actividad en Venezuela, es poco probable que Snowden se una a la gran cantidad de pobres del país. Al vivir de donaciones enviadas en dólares de todo el mundo y cambiarlas al precio paralelo, el espía podrá vivir como un jeque tranquilamente en las mejores zonas de la capital.

Ver VTV: El señor Snowden podrá tener acceso a los más de 10 canales de TV nacional; total, todos son más o menos iguales, con su programación “imparcial” y “objetiva”. Lo que si va a tener prohibido es ver Venezolana de Televisión, ya que ese canal es el que el gobierno se reserva para estrenar, en prime time, sus grabaciones ilegales. Y bueno, como el señor Snowden ha demostrado ser bastante sensible al tema, mejor que no lo vea, y punto. De lo contrario le puede dar una acidez aguda, y podría tener que necesitar una visita a un hospital, y mejor… mejor déjemoslo así. Alguien que le enseñe a borrar un canal del control remoto.

Llegar puntual a una reunión: Snowden sufrirá un poco cuando entienda que llegar a tiempo a una reunión es de mala educación. Probablemente crea que al ser puntual se está luciendo, pero entenderá que no es así cuando le abran y todos estén ropa interior preparando la comida. Es difícil para los no-venezolanos entender la regla de que si invitas a alguien a las 7pm es para que llegue a las 8pm.

Hablar mal de Diosdado: O sea, cuando uno llega a una casa, no llega a hablar mal del dueño, ¿o sí? ¿No, verdad? Así que el señor Snowden haría bien en mantener el blanco de sus críticas más arriba del río Grande; especialmente si estas protestas van destinadas a la ciudad de Washington, DC. En el caso eventual que el señor Snowden de verdad sienta una compulsión muy, muy grande de hablar mal de sus anfitriones, ahí le ofrecemos a Maduro. Con confianza; total, ese nunca está en el país.

Sacar un teléfono en la calle: Nosotros sabemos que no hay nada mal en que un ciudadano normal en un país normal saque su teléfono en la calle, si le provoca chatear, mandar un mensajito, tomar una foto o hablar con alguien. Pero, por favor, absténgase de hacerlo. No, no es porque el gobierno vaya a espiar sus comunicaciones privadas —que en el fondo sí va a pasar, señor Snowden, mejor hágase el pendejo— pero no es por eso que se lo estamos diciendo.

Establecer una relación personal cercana con el agente del SEBIN encargado de grabarlo: Nosotros hemos estado tentados a hacerlo; de hecho, todos los días comenzamos nuestros emails y nuestros chats con un educado “Buenos días, agente Pacheco, espero que haya amanecido bien hoy; ojalá no le haya tocado anoche espiar los sextings de Nitu”. Pero eso es uno que es un pendejo bieneducado, de su casa, pues. Por su propio bien, no se encariñe. En el SEBIN hay mucha rotación de personal, y si termina estableciendo un vínculo personal con ellos, podría terminar con su corazoncito roto.

Creer que esto es una democracia: No vaya a decir que no se lo advertimos.

link_maduro_le_ofrece_gobernaicon

cargando...